Beckham, un galáctico que nació para ganar

Se han preguntado ¿cuál es el secreto de una figura como el ex jugador inglés, quien ahora en su faceta de empresario promete emular su éxito en las canchas?
Beckham, un galáctico que nació para ganar
Foto: EFE

Érase una vez sobre las canchas de fútbol un jugador con efigie de príncipe que cambió el rumbo del sport marketing, al perfilarse como spokesperson o portavoz de su propia marca y las de otros que se apoyaron en él. Ahora luce como principal prospecto de businessman en todo el orbe. Su nombre es David Beckham, el primer futbolista global.

Como parte de su contrato con la MLS, David cobró su prima de 25 millones de dólares destinada para construir un club en la misma organización. Él y sus socios investigaron y se dieron cuenta de que la mejor zona estratégica para tener un nuevo equipo profesional en Estados Unidos es Miami.

Así, nació la nueva entidad comercial del exjugador británico nominada Miami Beckham United, que construirá junto al puerto un nuevo estadio que quede muy cerca de la arena donde juegan el Miami Heat de la NBA.

Entre sus socios se encuentran su agente Simon Fuller, creador del formato American Idol y Marcelo Claure, el hombre más rico de Bolivia y dueño del club de fútbol de ese país Bolívar, que por esta misma influencia ve cercana la posibilidad de incluir a David como refuerzo de esta escuadra en la Copa Libertadores de este año.

Don Garber, comisionado de la MLS, confirmó que Miami será la sede del equipo 22 de su organismo, y confía que el carisma del inglés sea un fuerte músculo promotor de esta competición cuando salga a la luz, hecho previsto para 2016-17.

Luego de brindar los últimos años de su carrera como jugador franquicia de la MLS para el Galaxy de Los Ángeles y retirarse en el Paris Saint Germain de Francia tras jugar sólo cinco meses, David Robert Joseph Beckham ha dado un giro a su vida al erigirse como propietario de un equipo estadounidense próximo a crearse en Miami, según lo anunció recientemente.

El hombre nacido el 2 de mayo de 1975 en Leytonstone, Inglaterra, puso fin a su lucidora carrera en la que también jugó para el Manchester United, Real Madrid y el Milan, en dos etapas; la última en 2009, traspasado por el club angelino con el fin de adquirir ritmo competitivo rumbo al Mundial de Sudáfrica 2010, que, sin embargo, no llegó por romperse el talón de Aquiles al aproximarse la magna justa.

Beckham se despidió del fútbol activo a los 38 años con un palmarés que envidiaría hasta el más pintado: 1 Champions League, 1 Intercontinental, 5 Premier League, 1 Liga Española, 1 Liga Francesa, 2 Títulos MLS con el Galaxy y tres Mundiales jugados: 1998, 2002 y 2006, con el logro de marcar en cada uno de ellos.