Canadá pasa al frente

Bilodeau y Hamelin entregan dos preseas áureas a su delegación
Canadá pasa al frente
El canadiense Alex Bilodeau (izq.) celebra con su hermano Frederic la medalla de oro conseguida en la prueba de baches freestyle.
Foto: EFE

SOCHI, Rusia (EFE).— Alex Bilodeau (esquí acrobático) y Charles Hamelin (1,500 metros de patinaje en pista corta) hicieron que el himno de Canadá se entonara en dos ocasiones, para que su país presuma ya de tres preseas áureas y de paso el liderato del cuadro de medallas.

Bilodeau, que revalidó el título conquistado hace cuatro años en Vancouver, se impuso en la pista de Rosa Khutor a su compatriota, el campeón mundial Mikael Kingsbury, plata, y al ruso Alexandr Smyshlyaev, que se colgó el bronce.

Un doblete que confirmó la hegemonía canadiense en esta especialidad, en la que los norteamericanos ya se alzaron también con el oro y la plata en Sochi de la mano de las hermanas Justine y Chloe Dufour-Lapointe.

El holandés Michel Mulder ya tiene un puesto asegurado en la leyenda con su triunfo en la prueba de 500 metros de patinaje de velocidad, que permitió a Holanda convertirse en el país con más medallas de oro en la historia de los Juegos Olímpicos en esta especialidad, con un total de 30, uno más que Estados Unidos.

Mulder, que se impuso por tan sólo 12 milésimas a su compatriota Jan Smeekens, encabezó un podio totalmente holandés, que completó su hermano gemelo, Ronald.

Con estas tres nuevas medallas, Holanda sigue segunda en el medallero con un total de 7 metales, todos ellos en patinaje de velocidad.

Tampoco falló otras de las grandes estrellas del conjunto canadiense el patinador Charles Hamelin, que se colgó la primera de las cuatro medallas de oro a las que aspira en Sochi, tras imponerse en la prueba de 1,500 metros en pista corta.

Hamelin se impuso en los metros finales al chino Tianyu Han, plata, y al ruso Victor An, que tras brillar bajo bandera surcoreana y con el nombre Hyun-Soo Ahn en Turín 2006, donde logró tres oros y un bronce, ayer conquistó su primera medalla para su nuevo país, Rusia.

Pero el triunfo más deslumbrante fue el de la alemana Maria Hoefl-Riesch, que revalidó el título de la supercombinada conquistado en Vancouver 2010, tras imponerse a la austríaca Nicole Hosp, plata, y la estadounidense Julia Mancuso.

Hoefl-Riesch, que ostenta el récord de ser la única esquiadora que ha logrado finalizar entre las 10 primeras en todas las pruebas del programa olímpico en unos mismos Juegos, hace 4 años en Vancouver, volvió a demostrar su versatilidad.

Victoria que permite sumar a la germana su tercer oro olímpico, cuatro menos que el biatleta noruego Ole Einar Bjoerndalen, que deberá esperar a la prueba de relevos para tratar de convertirse en el deportista con más medallas en los Juegos de Invierno, tras concluir cuarto en la prueba de persecución sobre 12.5 kilómetros en la que se impuso el francés Martin Fourcade. Hasta ahora lleva 12 y está igualado con su compatriota Bjorn Daehlie.