Hallan muerto a periodista desaparecido en México

Hallan el cuerpo del periodista mexicano Gregorio Jiménez de la Cruz en una fosa clandestina en Las Choapas, Veracruz
Hallan muerto a periodista desaparecido en México
El cuerpo del periodista mexicano Gregorio Jiménez de la Cruz fue hallado en una fosa común en Las Choapas, estado de Veracruz, México.
Foto: Archivo / EFE

MÉXICO.- El periodista mexicano Gregorio Jiménez de la Cruz, que había sido secuestrado por varios desconocidos el pasado miércoles, apareció hoy sin vida, informaron fuentes oficiales.

El profesional, que vivía en el estado suroriental de Veracruz, cubría información policial para los diarios Notisur y Liberal del Sur.

El fiscal de Veracruz, Amadeo Flores, informó en una rueda de prensa que el cadáver del periodista fue hallado en una fosa clandestina en el municipio de Las Choapas

Gregorio Jiménez de la Cruz era un periodista de carácter bonachón y amplia sonrisa que solía escribir sobre seguridad y migración en el sur del estado de Veracruz, una región invadida por criminales del grupo delincuencial Zetas, hasta que un grupo armado entró hasta la alcoba por él.

Sus colegas lo clamaron día y noche en solidaridad con lo que podría ser su propia suerte: en la entidad suman ya 17 periodistas asesinados desde el año 2000 que hacen el grueso nacional de 88, la mayoría en el sur y noreste del país, donde los criminales han lanzado granadas y disparado dentro de las redacciones.

Pero la Procuraduría de Justicia de Veracruz dijo que se trató de un móvil personal, que una mujer con quien discutió en un bar pagó el equivalente en pesos a 1,700 dólares a un grupo criminal para que acabaran con la vida del reportero de los diarios Notisur y El Liberal del Sur, en Coatzacoalcos, secuestrado el pasado miércoles.

Tras la desaparición, los comunicadores de la región y algunas otras zonas conflictivas del país como Guerrero y Coahuila marcharon casi a diario. “Vivo se lo llevaron, vivo lo queremos”, clamaron en las calles y en las redes sociales.

Este martes el gobierno de Veracruz salió al paso y anunció una búsqueda “exhaustiva” por la región de las Choapas, donde se dijo que Jiménez habría sido liberado, un rumor que posteriormente desmintió el gobernador César Duarte.

El funcionario pidió ayuda a la Secretaría de la Defensa Nacional, a la Marina y a cuánta persona pudiera dar informes al respecto.

A la esposa ofreció “una casa en Coatzacoalcos” en compensación por el mal rato, pero la mujer la rechazó ofendida. “Sólo quiero que me regresen a mi marido”.

La familia temió lo peor desde el principio de la tragedia. Sobretodo cuando los defensores de periodistas comenzaron a soltar datos sobre la realidad del país: ejercer la libre expresión puede ser muchas veces un acto mortal.

Jiménez había sido amenazado de muerte desde octubre pasado, según informó la organización Artículo 19.

Tras la desaparición, los comunicadores de la región y algunas otras zonas conflictivas del país como Guerrero y Coahuila marcharon casi a diario. “Vivo se lo llevaron, vivo lo queremos”, clamaron en las calles y en las redes sociales.

Este martes el gobierno de Veracruz salió al paso y anunció una búsqueda “exhaustiva” por la región de las Choapas, donde se dijo que Jiménez habría sido liberado, un rumor que posteriormente desmintió el gobernador César Duarte.

El funcionario pidió ayuda a la Secretaría de la Defensa Nacional, a la Marina y a cuánta persona pudiera dar informes al respecto.

A la esposa ofreció “una casa en Coatzacoalcos” en compensación por el mal rato, pero la mujer la rechazó ofendida. “Sólo quiero que me regresen a mi marido”.

La familia temió lo peor desde el principio de la tragedia. Sobretodo cuando los defensores de periodistas comenzaron a soltar datos sobre la realidad del país: ejercer la libre expresión puede ser muchas veces un acto mortal.

Jiménez había sido amenazado de muerte desde octubre pasado, según informó la organización Artículo 19.

Antes de desaparecer, se dijo que tuvo una pelea en un bar por denunciar algunos delitos, que una vecina lo insultó y que tenía una relación extramarital, pero sus colegas pidieron investigar a fondo todas las hipótesis sobre el ejercicio de su profesión.