Náufrago parte rumbo a El Salvador

Diplomáticos de El Salvador han acompañado a Alvarenga en todo momento durante su viaje hacia su país.
Sigue a La Opinión en Facebook
Náufrago parte rumbo a El Salvador
José Salvador Alvarenga participó en una conferencia de prensa en Majuro antes de partir hacia Hawaii.
Foto: AFP / Getty Images

Luego de una breve escala en Los Ángeles, el náufrago José Salvador Alvarenga, quien asegura haber sobrevivido más de un año a la deriva en el Océano Pacífico, partió este mediodía rumbo a El Salvador. La cancillería de ese país lo reporta en condición “estable” de salud.

Alvarenga partió poco antes de la 1:00 p.m. en el vuelo 523 de la aerolínea Avianca. No se registró en el mostrador principal de la empresa, sino que fue conducido en una silla de ruedas por un pasillo privado hacia el avión. Diplomáticos de El Salvador lo han acompañado en todo momento.

Antes de abordar el vuelo, el náufrago, quien permaneció en una estación de la Policía de Los Ángeles (LAPD por sus siglas en inglés) por su condición indocumentada, expresó a un canal de televisión que estaba emocionado de regresar a su país y de ver a su mamá después de tanto tiempo en altamar.

Tras su llegada a Hawaii el lunes, la Cancillería salvadoreña indicó que seguir su traslado dependería de su estado de salud. Hoy los médicos dieron luz verde. “El compatriota José Salvador Alvarenga se encuentra en condiciones estables de salud para continuar el viaje a El Salvador”, citó la dependencia.

Se estima que Alvarenga llegue a su país a las 7:50 p.m. (hora local) de hoy martes.

De 37 años, el náufrago fue encontrado la semana pasada en un arrecife de las Islas Marshall y fue trasladado el domingo a Majuro, la capital de ese país del Pacífico Sur, desde donde el lunes voló acompañado de un representante consular salvadoreño que se desplazó allí desde Tokio.

El humilde pescador ha contado que pasó más de un año solo en el Pacífico en una embarcación de siete metros y sobrevivió a base de peces, aves y tortugas.

El pescador zarpó de México a finales de 2012 en una expedición para pescar tiburones en aguas de El Salvador junto a un compañero que, según la versión del sobreviviente, murió meses después en alta mar. Los dos partieron en una embarcación de siete metros pero una tormenta que los alejó de la costa y los dejó a la deriva en el Pacífico.

El 30 de enero de 2014, el barco reapareció en un arrecife cerca de Ebon, un remoto atolón de las Islas Marshall, donde los lugareños encontraron a Alvarenga y tuvieron problemas para comunicarse con él porque hablaba español.

Alvarenga dijo que había sobrevivido tantos meses en alta mar bebiendo la sangre de tortugas cuando le faltaba agua de lluvia y comiendo también aves y peces que cazaba con las manos.

Según la cadena de TV CNN, Alvarenga llegó al límite de sus fuerzas a la isla de Ebon en su embarcación con un pájaro atado por una pata, posiblemente para servirle de alimento.

La historia de Alvarenga ha recibido gran cobertura de la prensa hispana en Estados Unidos. Algunas televisoras han comprado boletos a sus reporteros y camarógrafos para que viajen con el sobreviviente rumbo a El Salvador.