Padres de primaria de Culver City denuncian racismo

Algunos padres de estudiantes de la primaria Stoner Avenue no quieren que alumnos de una escuela chárter ocupen espacio dentro del campus porque reciben trato preferencial
Sigue a La Opinión en Facebook
Padres de primaria de Culver City denuncian racismo
Padres de familia realizaron una protesta en la primaria Stoner Avenue.
Foto: Suministrada

“Segregación, inseguridad y hasta racismo” son algunos de las quejas de padres de familia que se oponen a que sus hijos, estudiantes de la primaria Stoner Avenue, en el área de Culver City, compartan el campus con alumnos de la escuela chárter Citizens of the World (CWC).

“Nuestros hijos están segregados de los otros estudiantes que tienen más privilegios que los nuestros”, expresó Adam Benítez, padre de una estudiante de preescolar en Stoner.

“Los almuerzos de los otros niños hasta son mejores. Pero lo que más nos preocupa es que los alumnos de CWC tienen una entrada privada que a veces dejan abierta y pone en riesgo a nuestros hijos”, explicó Benítez, quien formó parte de una protesta afuera del plantel el pasado viernes, al cual asistieron docenas de padres inconformes.

El padre cuenta que la “mentalidad” de esta chárter, que aplica una disciplina muy distinta a la de la escuela, ofende los principios de los padres de Stoner, cuya población estudiantil latina supera el 90%. Por ello llevan meses exigiendo al Distrito Escolar de Los Ángeles (LAUSD), al que pertenece la primaria tradicional, que actúe en favor de sus hijos.

Ayer algunos de esos padres se reunieron con oficiales del distrito para entregarles más de un centenar de cartas firmadas en la que exponen sus preocupaciones. “No queremos la co-ubicacion con CWC porque hay racismo contra nuestros niños y nuestra propia comunidad“, dice la carta firmada por una de las madres, Juana deLuis.

Stoner ha tenido que compartir instalaciones con CWC desde agosto, obligado por la ley estatal conocida como Prop 39, la cual permite que chárters que atienden a estudiantes del mismo vecindario, puedan ubicarse en escuelas tradicionales con baja matriculación.

CWC atiende a alrededor de 150 estudiantes, un cuarto de ellos latinos, dentro de las instalaciones escolares de Stoner, cuya capacidad es de 600 alumnos. Sin embargo, su matriculación es solamente de casi 370 estudiantes.

Hasta el pasado ciclo escolar, casi 50 de las casi 250 escuelas chárter que operan dentro del LAUSD están co-ubicadas o comparten un campus.

La directora de la charter CWC, Alison Karr, asegura que el único problema real podría ser por el tráfico.

“Esta es un área muy tranquila y comprendo que hay vecinos que no les gusta que el transito haya incrementado en las calles”, señaló. “Creo que son vecinos los que se quejan, porque a nosotros no se nos ha acercado ningún padre para hablar de inseguridad o de segregación. Nosotros somos una escuela que promueve la integración”, agregó Karr, quien dice trabajar muy bien en conjunto con el director de la Stoner.

Karr admitió que planean expandir CWC, pero reconoció que si Stoner aumenta su matriculación ellos tendrán que salirse del campus. De no ser así seguirán co-habitándolo.

Jane Davis, administradora de operaciones del LAUSD del área Oeste, dijo que la única solución en la que están trabajando es en “resolver los problemas para que haya una buena relación entre ambas escuelas”.