Sentencian a ex soldado guatemalteco

Pasará 10 años en prisión por mentir para obtener la ciudadanía de EEUU
Sentencian a ex soldado guatemalteco
Oscar Ramirez Castaneda, uno de los ninos sobrevivientes de la masacre de Dos Erres, en donde participó Sosa Orantes.
Foto: La Opinión - Marvelia Alpízar

Cuatro meses después de ser hallado culpable de mentir para obtener la ciudadanía estadounidense, el ex soldado guatemalteco Jorge Sosa Orantes fue condenado a 10 años por ese delito.

Durante el proceso para obtener su ciudadanía estadounidense, Sosa Orantes omitió su pasado militar en el conflicto armado de Guatemala. La decisión de ayer incluye la revocación de su ciudadanía y la posible deportación a Guatemala al final de su sentencia. Su abogado dispone de 14 días hábiles para apelar su sentencia.

Jeannie Joseph, fiscal que llevó el caso, destacó que con la revocación de la ciudadanía, “Estados Unidos iniciará procedimientos legales para deportarlo; Guatemala, en forma separada, ha solicitado su extradición”, dijo Joseph. “Una vez que se comience el proceso de extradición, será enviado allá para que enfrente la justicia”, añadió.

Sosa Orantes se dirigió ayer a la juez resaltando que él era una víctima de las circunstancias.

“Trabajé duro, pagué impuestos y traté de no obtener ninguna ayuda del Gobierno”, dijo. “Llené mi aplicación con honestidad. He seguido la ley en lo mejor que está a mi alcance. Soy inocente y no soy culpable”, añadió. Sosa Orantes alegó también que las condiciones en Guatemala no le eran favorables para ser extraditado a ese país.

A Sosa Orantes se le acusa de haber sido el cabecilla en la masacre de Dos Erres, en 1982, en donde murieron más de 150 personas, entre adultos y niños. Aunque no estaba siendo juzgado por ese crimen, Joseph dijo creer que los detalles de lo que pasó en Dos Erres tuvo cierta influencia en la sentencia dada a Sosa Orantes.

Uno de los sobrevivientes de Dos Erres, Oscar Ramírez Castañeda, se dirigió también a la juez antes de la sentencia.

“El Sr. Sosa está condenado por mentir sobre su participación en la masacre de Dos Erres con el objetivo de convertirse en ciudadano estadounidense”, dijo Ramírez. “Le pido considere el mensaje que la conducta del señor Sosa y la sentencia que usted imponga, enviará a la gente de Guatemala y el mundo que ven hacia los Estados Unidos como un lugar donde víctimas de crímenes de lesa humanidad pueden encontrar refugio seguro”.

Miembros de la comunidad guatemalteca de Los Ángeles y el Inland Empire se reunieron frente a la Corte de Riverside para esperar la sentencia. Algunos iban vestidos con trajes típicos y portando pancartas o cruces para recordar a las víctimas de Dos Erres.

Una vez conocida la sentencia, no pudieron contener su alegría, aunque la misma no estaba relacionada con el conflicto de Guatemala.

“Era lo que queríamos y estamos muy contentos porque se hizo justicia”, dijo Eduardo Estrada, miembro del Colectivo Guatemalteco de Los Ángeles. “Nos da un espacio de justicia, aquí en Estados Unidos, porque nos deja la posibilidad de que en 10 años podamos pedir la extradición para que el juicio por el que había que enjuiciar a Jorge Sosa Orantes suceda en Guatemala”, añadió.