Tanaka trae su ímpetu triunfador a los Yankees

Al ser presentado como la nueva adquisición del equipo neoyorquino, el nipón dijo que su principal meta será ganar la Serie Mundial
Sigue a La Opinión en Facebook
Tanaka trae su ímpetu triunfador a los Yankees
El nipón Masahiro Tanaka se declaró listo para ser parte de la clásica rivalidad con los Medias Rojas de Boston.
Foto: EFE/EPA / Tim Farrell

NUEVA YORK – Masahiro Tanaka tuvo ayer una probadita de las brillantes luces de Nueva York, al ser bombardeado por los “flashes” de las cámaras de una sala copada por periodistas de todo el mundo para su presentación oficial en Yankee Stadium.

“Hola, mi nombre es Masahiro Tanaka”, dijo en inglés al comienzo de su intervención. “Estoy muy feliz de ser un Yankee“.

Luego reveló que la principal motivación para firmar con los Yankees fue ganar la Serie Mundial. “Quise venir aquí a ganar y los Yankees me dan esa oportunidad”, expresó el derecho, que se vistió apropiadamente para la ocasión: camisa blanca, corbata azul marina con vivos más claros, traje azul marino a rayitas.

“Ahora que estoy vistiendo este uniforme, realmente siento que me he convertido en un miembro de los Yankees de Nueva York”, manifestó el derecho a través de un intérprete, luego que el manager Joe Girardi le entregara el jersey No. 19 y la gorra del equipo.

Tal como lo hicieron para cortejarlo, la plana mayor de los “Bombarderos” estuvo presente para darle la bienvenida oficial: Hal Steinbrenner, a nombre de la familia, y dueña mayoritaria del equipo; Lonn Trost, alto ejecutivo de la organización; el presidente del club, Randy Levine; el gerente general, Brian Cashman y Girardi.

“Esto es grande”, destacó Cashman, agregando que era la más grande conferencia de prensa que acogía el nuevo Yankee Stadium, superando incluso la bienvenida a Hideki Matsui, también de Japón, en 2003. Más de 200 periodistas, incluyendo un gran contingente nipón, solicitaron acreditaciones para el evento de ayer.

“Necesitábamos un abridor de calidad”, destacó Steinbrenner. “Tanaka es uno de los más grandes en la historia de Japón”.

El derecho nipón de 25 años llega precedido de una temporada de ensueño: con récord de 24-0 y 1.27 de promedio de carreras limpias permitidas en 28 juegos, incluyendo 27 aperturas, actuación que ayudó a los Rakuten Golden Eagles a ganar su primer título de la liga japonés.

Las expectativas por la joya monticular son altas. Los Yankees no escatimaron en dar un contrato por siete años y $155 millones; y pagar $20 millones adicionales a los Eagles por el traspaso.

“Muchos jugadores no están disponibles durante sus mejores años; él tiene 25 años”, resaltó Cashman. “Es muy competitivo… Mi impresión es que viene decidido a ganar”.

Pero los Yankees están conscientes de que Tanaka necesita pasar por un proceso de transición. Por ello, Cashman dijo que Tanaka será el tercer abridor, detrás del zurdo CC Sabathia y del japonés Hiroki Kuroda; y delante del dominicano Iván Nova.

“Tiene que hacer ajustes”, explicó el gerente general. “Eventualmente puede convertirse en el segundo abridor o en el primero”.

Por el quinto puesto estarán compitiendo el quisqueyano Michael Pineda, que en Tampa declaró estar listo para su debut con el uniforme de los Yankees, dos años después de ser adquirido en un canje con los Marineros de Seattle y habiendo superado las lesiones, incluyendo cirugía del hombro. Los otros en pelea por el último puesto de la rotación son David Phelps, Vidal Nuño y Adam Warren.

Tanaka admitió que tiene que hacer ajustes para enfrentar a los bateadores, así como en cuanto a la pelota, que en Japón es más pequeña; no obstante, dijo que durante la postemporada ha estado entrenando con la que se usa en Grandes Ligas. Respecto al conteo de lanzamientos, dijo que eso no le preocupa porque es similar en su país.

“Me gusta ganar cada juego”, respondió cuando le preguntaron si se consideraba un as. “No ser un as, básicamente lo que quiero es salir, competir y ganar”.

El primer paso en esa meta comenzará el viernes, cuando tienen que reportarse los pitchers y catchers en el complejo de Tampa, Florida, para su primera práctica el sábado en el George M. Steinbrenner Field.