Mortal paso de ‘Pax’

Tormenta de nieve deja al menos 20 muertos en el sur y este, antes de virar hacia el noroeste
Mortal paso de ‘Pax’
Vista de unos carámbanos de hielo en un puente en Atlanta, ayer. La tormenta invernal 'Pax' azotaba ayer el sur de la nación, desde Kentucky a Georgia, y se preveían fuertes nevadas hoy en el noreste del país.
Foto: EFE

La tormenta invernal “Pax”, que ayer viró hacia el noroeste de Estados Unidos, dejó a su paso por el sur y el este del país al menos una veintena de fallecidos, la mayoría a causa de accidentes de tráfico relacionados con el temporal, y colapsó el tráfico aéreo con la cancelación de más de 6,500 vuelos.

La mayoría de las muertes se debió a accidentes de tránsito por la acumulación de hielo y nieve en las carreteras en los estados de Texas, Mississippi y Carolina del Norte, mientras que al menos dos casos en Georgia fueron causados por hipotermia.

Tres de los fallecimientos se produjeron en San Angelo, Texas, donde una ambulancia perdió el control tras pisar hielo en la carretera, volcó y se incendió cuando trasladaba a un paciente a un hospital cercano.

Pese a que el gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, declaró el estado de emergencia desde el martes, miles de conductores quedaron atascados en las principales autopistas de la región y muchos abandonaron sus vehículos al no poder continuar por la fuerza de la tormenta.

McCrory pidió ayer a los habitantes del estado que no salgan de sus casas a menos que sea una emergencia, después de las tres víctimas registradas en la región, dos en accidentes y la tercera por la caída de un árbol.

Atlanta, que hace dos semanas se vio sumergida en el caos tras una tormenta que dejó dos pulgadas de nieve, estuvo mejor preparada en esta ocasión y fueron ciudades como Durham y Raleigh, en Carolina del Norte, las que sufrieron la peor parte.

Las cancelaciones de vuelos de ayer se acumulaban a las más de 8 mil registradas desde que entrara el frente frío en el país el lunes, así como a los más de 2 mil retrasos que se han contabilizado en las últimas 24 horas.

Los servicios de ferrocarril Amtrak se vieron obligados a cancelar algunas líneas con dirección a Florida y el Golfo de México.

Los servicios meteorológicos habían advertido de la intensidad de la tormenta, sobre todo en la parte oriental de Estados Unidos, pero ayer intensificaron su alerta ya que esperaban más nevadas anoche y en la madrugada de hoy.

Según las predicciones, también se esperaba que las fuertes rachas de viento, que podrían alcanzar las 50 millas por hora, provocaran pequeñas inundaciones en las costas de Delaware y Maine, debido a los golpes de mar.

Philadelphia y Nueva York, donde se declaró el estado de emergencia, acumulaban entre 11 y 16 pulgadas de nieve, ya que sufrieron intensas nevadas durante todo el día, una situación que se esperaba continuara durante la noche.

El Servicio Meteorológico Nacional explicó que, a medida que avance el día de hoy, el aire que entre desde el Atlántico será más cálido, por lo que las precipitaciones serán en forma de lluvia desde la costa de Nueva Inglaterra, mezcladas con aguanieve o lluvia helada.

Alrededor de un millón de hogares de toda la geografía estadounidense sufrieron cortes de electricidad al paso de la tormenta.

Se calculaba que cerca de 100 millones de ciudadanos de Estados Unidos se vieron afectados por el temporal.