Van con todo contra el tráfico humano en Los Ángeles

Negocios de Los Ángeles deben colocar carteles con información vital para las víctimas

Van con todo contra el tráfico humano en Los Ángeles
A los 15 años de edad, María Suárez cayó en manos de una persona que la abusó física y emocionalmente. Suárez pasó 23 años en prisión acusada falsamente de haber asesinado a su victimario.
Foto: La Opinión - Araceli Martínez

Los negocios de la ciudad se unieron esta semana en la lucha contra el tráfico humano al comenzar a colocar pósters con los números telefónicos de emergencia a los que pueden llamar las víctimas, y quienes sean testigos.

La ciudad amplió la puesta en marcha de la ley SB1193 que obliga al transporte público, salas de emergencia, bares y otros establecimientos comerciales y laborales a desplegar estos carteles con los números 888-539-2373 de la Coalición para Abolir la Esclavitud y el Tráfico (CAST) y el 888-373-7888 del Centro Nacional de Recursos de Tráfico Humano,

“El tráfico humano está sucediendo enseguida de nuestras casas, en las esquinas, en nuestros empleos. Y hoy más gente que nunca es víctima de esclavitud. Por eso tenemos que asegurarnos que ellos tengan una protección completa”, dijo el alcalde Eric Garcetti en la sede del Concejo Nacional de Mujeres Judías, donde tuvo lugar una conferencia de prensa para lanzar la campaña.

La ley SB1193 entró en vigor en abril, pero es hasta ahora que la ciudad hace un esfuerzo amplio para ponerla en marcha con la participación de voluntarios para repartir los carteles puerta por puerta.

La oficina del procurador Mike Feuer envió cientos de cartas el viernes a 12 tipos de negocios, que son más susceptibles a ser sitios donde surge el tráfico humano, para hacerles saber que la ciudad toma muy serio la legislación sobre este problema social.

“En las ciudades donde se han puestos estos pósters, se ha registrado un aumento significativo de llamadas de las víctimas y testigos que ha permitido identificar a los traficantes”, explicó el procurador.

Añadió que es importante que en cada vecindario se conozca lo fácil que es llamar, denunciar o pedir ayuda. “Aún los indocumentados, deben sentirse con la confianza plena de que están protegidos y pueden llamar”.

Kay Buck, directora de CAST, dijo que de acuerdo al FBI, Los Ángeles figura entre las tres ciudades del estado con el mayor problema de esta índole. De ahí que colocar pósters para crear conciencia entre la población es muy importante. “Cuando las víctimas tienen acceso a estos números telefónicos, llaman y sus vidas cambian”, dijo.

Como cambió la vida de María Suárez, quien a los 15 años de edad cayó en manos de una persona que la abusó física y emocionalmente. Suárez pasó 23 años en prisión acusada falsamente de haber asesinado a su victimario. Hoy en día lucha contra el tráfico humano. “La difusión de estos pósters es crítico porque guía a las víctimas para obtener ayuda”, dijo Suárez, quien lleva casi diez años de libertad.

La concejala Nuri Martínez dijo que este problema social es un secreto ya expuesto en el Valle de San Fernando. “Lo más triste es que las víctimas son muchachitas de 13, 14 años en cuyas caritas se les puede ver el terror”, dijo Martínez.

La concejala y el procurador trabajan para producir una ordenanza local que imponga sanciones a quienes buscan los servicios sexuales de víctimas de tráfico humano.

El tráfico humano es una industria con un valor de 32 mil millones de dólares. Le sigue en importancia económica al negocio de las drogas.