Cierran la puerta a indocumentados

Pequeño poblado de Nebraska prohíbe alquilarles vivienda o darles albergue

Cierran la puerta a indocumentados
mapa fremont
Foto: authors

En un pequeño poblado a menos de una hora en auto de Omaha, Nebraska, los residentes están enviando un fuerte mensaje a la población indocumentada para dejarles saber que no son bienvenidos.

Esta semana, los residentes de Fremont, que tiene poco más de 26 mil habitantes, un 12% de ellos de origen hispano, votaron de nuevo para mantener una ordenanza de 2010 que obliga a los inquilinos a firmar una declaración indicando que son residentes legales de Estados Unidos y comprar por $5 una “licencia de ocupación” que los renteros deben revisar antes de rentar la propiedad.

La ordenanza, aprobada por primera vez en 2008 por el Concejo y luego en elecciones especiales en junio de 2010, terminó de nuevo en una boleta electoral luego que el Concejo Municipal votara en noviembre pasado para proponerla una vez más a los votantes.

La ordenanza también pide que se verifique la situación migratoria de quienes soliciten empleo en esta localidad.

Grupos a favor de la ordenanza 5165 distribuyeron volantes durante la última semana en los que advertían de que la medida era necesaria para evitar lo que calificaron de “invasión de inmigrantes ilegales”, denunciaron grupos proinmigrantes nacionales.

Pero aunque los votantes de Fremont ganaron, la batalla no se ha acabado. Se anticipa que, como sucedió tras la votación en 2010, el caso sea llevado ante la corte federal para determinar la legalidad de la medida.

“Monitorearemos de cerca la implementación de esta ley y denunciaremos los incidentes de discriminación”, advirtió ya la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU). La ordenanza de Fremont ha dividido a los residentes quienes han tenido que “absorber” el costo de la batalla legal por medio de impuestos a la propiedad.

Funcionarios del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos también han dicho que Fremont podría perder futuros fondos federales y regresar subsidios que ha recibido dado que la ordenanza podría ser vista como un impedimento para la opción de vivienda justa.

Kris Kobach, quien ayudó a escribir la ordenanza de Fremont, estuvo también detrás de las draconianas leyes antiinmigrantes de Arizona y Alabama en 2010; ambas fueron parcialmente invalidadas por un fallo de la Suprema Corte. Kobach también ha sido una de las fuertes voces en medidas anti inmigrantes y de supresión del voto.

Las otras fuerzas detrás de la iniciativa de Fremont son el grupo llamado “Our Vote Should Count”, el cual es patrocinado por la Federación para la Reforma Migratoria Americana (FAIR), el Tea Party Patriots, entre otros que argumentan que Fremont se ha convertido en una “ciudad santuario” porque su población hispana se ha triplicado en tres años.

Jennifer Bixby, presidenta del Concejo Municipal de Fremont, dijo a el pasado miércoles que no anticipa un nuevo retraso en la implementación de la ordenanza, que requiere su implementación 30 días después de haber sido aprobada, y los resultados de la elección especial certificados como finales.

“El voto ciertamente envió un mensaje”, dijo Bixby, uno de los principales impulsores de la medida.