Haz tu crema hidratante para el rostro

Ahorra un poco y aplica en tu rostro un tratamiento completamente natural.

Haz tu crema hidratante para el rostro
La piel de tu rostro merece cuidados y qué mejor si puedes hacerlos en casa.
Foto: Flickr

La piel parece ser una barrera que nos separa del mundo exterior, pero en realidad se comporta más como una esponja que como escudo protector, pues interactúa constantemente con el ambiente. Ésta es la razón por la cual suele ser fácilmente afectada por diversos factores que le restan salud.

Sin agregar químicos que pueden causar reacciones adversas, necesita el apoyo de una rutina de cuidados que incluyan una crema humectante que combata la resequedad y mantenga la lozanía.

¿Por qué hacer tu propia crema?

Si bien es cierto que existen muchos productos cosméticos dedicados a humectar la piel del rostro, suelen ser muy costosos y resultan poco efectivos. Producen alergias por sus componentes irritantes e incluso pueden contener ingredientes oclusivos que tapan tus poros y causan acné.

En realidad, un humectante eficiente no necesita contener cientos de químicos exóticos, sino que basta con que estén compuestos por elementos que atraigan la humedad del medio ambiente y la retengan.

Es posible elaborar una crema para tu rostro que funcione con unos pocos ingredientes naturales, a bajo costo y que te ayudará a mantener tu piel sana y radiante. Para hacerlo, sólo necesitas un componente humectante para atraer el agua del medio ambiente, un emoliente para fortalecer las capas de lípidos de la piel y evitar que escape la humedad. Un conservante para que la crema no se descomponga y mantenga sus propiedades. También puedes agregar una fragancia de tu agrado.

Manos a la obra

Ingredientes:

Para hacer tu humectante necesitarás estos ingredientes que puedes conseguir en cualquier tienda naturista:

  • 1 taza de agua de rosas
  • Té verde
  • Agua destilada o agua de manantial
  • ¾ de taza de aceite de almendras o de coco
  • ¼ de taza de glicerina vegetal
  • 2 cucharadas de cera de abeja ralladas
  • 30 gotas de aceite esencial de tu preferencia (puedes aprovechar la aromaterapia para obtener más beneficios)

Prepara dos cacerolas, una licuadora y un recipiente para tu crema.

Preparación:

En un recipiente resistente al calor vierte el aceite, la glicerina y la cera de abeja. Lleva a baño María y mezcla hasta que se derrita. Aparte, calienta el agua de rosas (o la que hayas elegido) sin dejar hervir.

Coloca en el vaso de la licuadora el agua, enciéndela a velocidad baja y agrega lentamente la mezcla con cera. Cuando tenga una textura homogénea, vierte en el recipiente de crema, agrega la esencia y deja reposar una hora antes de usarla.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de girl after shower make-up por www.homejobsbymom.com disponible bajo licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/76588981@N02/11179260694/