¿Cómo actúa el maíz transgénico en la salud?

A diferencia de los alimentos naturales, los transgénicos proceden de organismos que han sido modificados genéticamente
¿Cómo actúa el maíz transgénico en la salud?
Maíz
Foto: Esta imagen es una obra derivada de Maiz por @ondasderuido, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución "Sharealike" en http://www.flickr.com/photos/ondasderuido / 7474636058/

Desde hace pocos años se está utilizando en los medios de comunicación el término transgénico. Sin embargo, aún hay muchas personas que no saben qué es un alimento transgénico. A diferencia de los alimentos naturales, los transgénicos proceden de organismos que han sido modificados genéticamente (OMG).

Estas modificaciones afectan negativamente la salud de las personas que los consumen, las tierras de cultivo y al medioambiente.

Por supuesto, hay teorías en contra y a favor de los cultivos transgénicos. El mayor partidario de este tipo de cultivos es el gigante multinacional Monsanto.

Esta multinacional se dedica precisamente a la comercialización de semillas transgénicas por todo el mundo. Aunque el uso de estas semillas está prohibido en varios países europeos, como Polonia, Bélgica, Gran Bretaña, Bulgaria, Francia, Alemania, Irlanda y Eslovaquia, no lo está en América.

Sin embargo, Monsanto sigue abogando por la inocuidad de estos cultivos y sigue siendo apoyado por gobiernos de todo el mundo.

Por otro lado, varios organismos no gubernamentales están luchando ferozmente contra Monsanto y sus semillas transgénicas. ¿Cuál es el beneficio que obtienen uno y otros con su lucha?

Está claro, Monsanto se queda con el beneficio económico. Por lo tanto, a la hora de dar credibilidad a los estudios sobre las consecuencias de los OMG, se debe tener claro quién ha realizado el estudio: Monsanto o sus instituciones afines, grupos ecologistas o científicos.

Alergias. Muchas de las alergias que hoy en día se diagnostican (hace unos años no había tantas personas con alergia) podrían deberse a las nuevas proteínas introducidas en los alimentos.

Como ejemplo, sirve el caso del Maíz Starkink (2000) comercializado en Los Estados Unidos: se comprobó que se había puesto a la venta para consumo humano sin ser autorizado y que provocó alergias graves.

– Aumenta la ineficacia de los antibióticos. Por contaminación, algunas bacterias adquieren resistencia a los antibióticos de uso común como la amoxicilina.

– Se corre el riesgo de consumir alimentos tóxicos o contaminados. Como consecuencia de los cultivos transgénicos, han aparecido varios tóxicos en alimentos. Este tipo de cultivos por lo general requiere el uso extenso de químicos. Su uso descontrolado ha hecho que aumente la contaminación química de los alimentos.

– Aumenta el riesgo de infertilidad y cáncer. Varios estudios indican que animales de laboratorio alimentados con maíz transgénico tienen problemas de reproducción y desarrollan tumores.

Los riesgos para la salud de las personas aún no han sido suficientemente estudiados, especialmente los riesgos a largo plazo. Pero por lo que se conoce, parece acertado pensar que el consumo de alimentos transgénicos es peligroso para la salud.