Triste despedida para víctimas de accidente en autopista 60

Celebran misa fúnebre para cuatro miembros de una misma familia fallecidos en el accidente del domingo 9 de febrero en la autopista 60 en Diamond Bar
Triste despedida para víctimas de accidente en autopista 60
Familiares y amigos de los fallecidos del accidente, durante la ceremonia en la Iglesia de Saint Alphonsus.
Foto: La Opinión - Ciro César

En cuatro ataúdes blancos Mary Mejía despidió ayer a su mamá, a su papá, a su hermana y a su abuelita, cuatro de las seis personas que murieron en el accidente automovilístico ocurrido el domingo 9 de febrero en la autopista 60, a la altura de Diamond Bar.

La misa de cuerpo presente para Leticia Ibarra, de 42 años, Gregorio Mejía, de 47, Jessica Mejía, de 20, y Esther Delgado, de 84, se llevó a cabo ayer en la Iglesia Saint Alphonsus, en el Este de Los Ángeles.

“A nombre de la familia, agradecemos a toda la comunidad que nos ha enviado mensajes de condolencias y por todo el apoyo que hemos recibido”, fue el breve comentario, que al finalizar la misa, hizo a los medios de comunicación Marco Fregoso, portavoz de la familia Mejía.

Deshecha por la muerte de toda su familia, Mary, de 24 años de edad, no quiso hablar con la prensa.

Antonio Mejía, hermano de Gregorio, comentó que los cuerpos de las cuatro víctimas, que representaban a tres generaciones de una familia que vivía en Huntington Park, serán trasladados hoy jueves a Ahualulco de Mercado, en Jalisco, México.

Durante la homilía, el padre Cristóbal Guardado pidió a los deudos de las víctimas orar para encontrar resignación, dejar del lado el rencor y saber perdonar.

“Vamos a ofrecernos a Dios, para que nos pueda abrazar y deleitar en una nueva vida, que nos pueda ayudar en el sendero, que nos de paz de alivio en nuestros corazones y amar a nuestro prójimo, amar y perdonar aún a los causantes de nuestros dolores y penas, vivir sin rencor ni odio”, mencionó el sacerdote.

La madrugada de ese trágico domingo, Gregorio, Leticia, Jessica y la abuela Esther regresaban a casa luego de visitar un casino de Inland Empire, pero un Chevy Camaro conducido a exceso de velocidad y en sentido contrario por la autopista, embistió de frente la Ford Explorer en la que viajaban.

Olivia Culbreath, de 21 años de edad, quien conducía el vehículo deportivo en aparente estado de ebriedad, logró sobrevivir, pero no así su hermana Maya Louise Culbreath y su amiga Kristin Melissa Young, de 21, quienes la acompañaban.

La conductora enfrenta cargos criminales por la muerte de seis personas.