S.O.S. Mi hija tiene novio

Cómo actuar frente a las relaciones sentimentales de los hijos adolescentes
S.O.S. Mi hija tiene novio
Foto: thinkstock

Cuando tu hijita de 5 años te cuenta que su novio de kindergarten se llama Robertito, todos ríen y se lo festejan. Pero cuando 10 años después, nuestra adolescente nos viene con la misma historia, ya no nos hace tanta gracia.

“¿Quién es? ¿Dónde vive? ¿Cómo te trata? Un número infinito de preguntas nos vienen a la mente, mientras sentimos una especie de pánico y nos imaginamos lo peor.

Tarde o temprano llega el momento en que nuestros “bebés” se enamoran, o creen enamorarse, y comienzan una relación sentimental. Pero esto no debe ser motivo de alarma. Al contrario, sólo el hecho de que tu hija haya tenido la confianza de contártelo, es motivo de alegría.

Cuando la relación con nuestros hijos adolescentes está basada en comunicación, confianza, honestidad y respeto, no hay temas prohibidos ni secretos. Cuando en cambio, la relación está rota o es inexistente, los adolescentes buscan respuestas en amigos o personas que no siempre les dan la mejor información. Estudios demuestran que los jóvenes que tienen una buena relación con los padres, tienen menos tendencia a meterse en problemas.

Las relaciones sentimentales de los adolescentes son un elemento natural del proceso de crecimiento y aprendizaje de nuestros hijos. No dejes que esto arruine tu comunicación y relación con ellos

La doctora Vanessa Cullins, de Planned Parenthood, ofrece los siguientes consejos para actuar frente a esta nueva situación:

  • Buenas relaciones con los hijos adolescentes se construyen a base de respeto, entendimiento y confianza. Asegúrate de cumplir tus promesas, reconoce los esfuerzos de tu hija y no dudes en usar un poco de humor, para hacer cualquier situación más llevadera.
  • A la hora de establecer reglas y límites, incluye las opiniones de tus hijos. Cuando los adolescentes tienen un rol más activo y entienden el por qué de las reglas, pueden seguirlas más fácilmente.
  • Sé abierta con ellos y explícales los riesgos de las relaciones sexuales sin protección. Hablar de ciertos temas con los hijos, no significa que estés promoviendo dichos comportamientos. Pero si quieres que tus hijos tomen decisiones sensatas, tienes que darles la información.
  • No esperes a que tus hijos lleguen con la noticia de la relación para comenzar a hablar del tema. Aprovecha cualquier programa de televisión o película para comenzar una conversación, desde que son pequeños.
  • No discrimines. No asumas que es más importante hablar del tema con tu hija que con tu hijo. Ambos necesitan estar informados sobre los riesgos de un embarazo no deseado, o del contagio de enfermedades venéreas, y de la importancia de una relación basada en respeto y no violencia.