¡CORTA EL CONTAGIO!

Aprende cómo protegerte del resfriado y la influenza.

Aunque el frío invernal comenzó ya a esconderse, el flu —llamado gripe o influenza en español— y el resfriado o catarro común siguen haciendo de las suyas. ¿Cuántas personas a tu alrededor están con los ojos llorosos, tosiendo, sonándose o estornudando?

Tal vez muchas. Y es que el virus AH1N1 que surgió en 2009 como la peor de las pesadillas ha reaparecido en esta temporada de influenza estacional, que según han dicho las autoridades de salud podría extenderse hasta abril.

El hecho es que el virus se ha activado en 24 estados del país, golpeando con fuerza a Arizona, Florida, Maryland, Virginia, el Distrito de Columbia, Nueva York y California. El último estado ha sido uno de los más afectados. A la fecha se han reportado 243 muertes a causa de la influenza. Las víctimas: jóvenes y adultos de mediana edad.

Para evitar el contagio, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) insta a las personas a vacunarse y a buscar tratamientos antivirales de tener un sistema inmune frágil.

“Para las personas con alto riesgo de complicaciones graves al adquirir la influenza… como las mujeres embarazadas, los ancianos y las personas con problemas al corazón, enfermedades crónicas, obesidad mórbida u otros trastornos metabólicos”, dice la doctora Daisy Dodd, especialista en enfermedades infecciosas para Kaiser Permanente de Anaheim.

La galena explica que a través de los siguientes síntomas se puede identificar si estás experimentando la influenza o un resfriado.

  • Fiebre: se ve raramente en resfriado común, mientras que en el flu casi siempre está presente de tres a cuatro días.
  • Dolor muscular: en el resfriado es leve; en el flu va de moderado a fuerte.
  • Congestión nasal: es común en el resfriado, no suele presentarse en la influenza.
  • Escalofrío: rara vez en el resfriado. Se presenta en el 60% de las personas con influenza.
  • Agotamiento o cansancio: es bastante leve en el resfriado, mientras que en el flu se presenta de moderado a severo.
  • Dolor de garganta: está presente en el resfriado y rara vez en la influenza.