Superintendente en bancarrota obtuvo préstamo de $910 mil

El mismo año que Fernández obtuvo el préstamo, la junta escolar decidió dejar sin empleo a 46 profesores e hizo otros recortes en su programa educativo.

Superintendente en bancarrota obtuvo préstamo de $910 mil
Fernández fue contratado en enero de 2008 para trabajar en este distrito escolar angelino.
Foto: Centinela Valley Union High School District

Si bien el proceso de su segunda bancarrota ni siquiera había concluido, José Fernández, superintendente del Distrito de Escuelas Secundarias de Centinela Valley, tuvo la fortuna de que la junta escolar aprobó que se le diera un préstamo de $910 mil con términos bastante convenientes.

El préstamo fue aprobado por la junta escolar para que Fernández comprara una casa en Ladera Heights, a una milla y media de distancia de otra propiedad que perdió cuando se declaró en bancarrota, informó Daily Breeze.

Las condiciones del préstamoa pagar en 40 años con un interés del 2% — permiten que Fernández pague mensualmente $2,756 por su casa, todo eso sin pagar una cuota inicial. Como dato comparativo, una persona con excelente crédito paga en promedio el 20% de cuota inicial y tiene un contrato con interés de 3.5-4% a pagar en 30 años. Este acuerdo permite que Fernández ahorre $100 mil aproximadamente.

“No abusamos de nada”, dijo Fernández. “Pudimos haber conseguido una casa en Laguna Beach o Brentwood. Elegimos un lugar cerca al distrito, compuesto por gente similar a la gente que servimos en el distrito”.

No obstante, mientras que el promedio de casas en Ladera Heights es de $103 mil, el de las comunidades que componen el distrito escolar oscila entre $33 mil y $49 mil. El mismo año que Fernández obtuvo el préstamo, la junta escolar decidió dejar sin empleo a 46 profesores e hizo otros recortes en su programa educativo.

Los detalles de este préstamo se suman a los $660 mil que recibió Fernández como superintendente en 2013, resultado de un jugoso contrato que logró negociar con la junta escolar.

Entre algunos de los beneficios que más resaltan del contrato de Fernández están:

• Un aumento anual del 9%.

• Un año laboral de 215 días (otros superintendentes trabajan alrededor de 245 días).

• Una estipulación que dice que solo puede ser despedido por una súper mayoría de cuatro de cinco votos en la junta del distrito.

(Con información de Daily Breeze)