5 antibióticos naturales y caseros

Estimula las defensas de tu organismo con las bondades de los tratamientos caseros, como extractos vegetales, alimentos y suplementos naturales.
5 antibióticos naturales y caseros
Es mejor consumir antibióticos en su forma natural, y no procesados químicamente.
Foto: Shutterstock

Existen casi dos mil tipos de antibióticos naturales cuyas propiedades facilitan el combate contra los gérmenes. Su gran beneficio radica en el hecho de que inhiben el desarrollo y facilitan la eliminación de los microorganismos con los que convives a diario.

Además, producen menos efectos secundarios que los antibióticos clásicos, por ejemplo no dañan la flora intestinal, cuya integridad es muy importante para gozar de buena salud.

Tu farmacia natural

El gran quinteto de antibióticos proporcionados por la madre naturaleza incluye al ajo, la cebolla, la equinácea, el propóleo y el romero. Considera recurrir a ellos ante los primeros síntomas de una infección y consúmelos con frecuencia para prevenir que las enfermedades interfieran con el curso de tus actividades cotidianas. Si bien no actúan en tiempo récord, las plantas son poderosos caballitos de batalla. Descubre sus propiedades.

Ajo y cebolla

El ajo combate hongos y microbios. Es un excelente antioxidante y desintoxica tu organismo. Desde la antigüedad ha sido utilizado para eliminar parásitos y gusanos intestinales. Puedes incorporarlo en una diversidad de platos y disfrutar del sabor que aporta a las comidas. También puede usarse para desinfectar heridas en la piel.

La cebolla, por otro lado, aporta vitamina C y es un poderoso antiinflamatorio, permite tratar infecciones respiratorias y dolores provocados por artritis. Ninguno de estos alimentos puede faltar en tu alacena.

Bendito romero

Es una de las hierbas aromáticas más valoradas en la gastronomía mundial. Originario de la región mediterránea, estimula la circulación y contiene una gran cantidad de sustancias antivirales y antibacterianas, así como también ácido fólico, vitaminas C y E, carotenos y hierro. Las infusiones de romero ayudan a mejorar las dolencias respiratorias e intestinales.

Propóleo y equinácea

El própolis es una sustancia vegetal que las abejas procesan en sus colmenas y que opera como un potente antibiótico, fungicida y bactericida. Posee propiedades analgésicas, antiinflamatorias y previene alergias. La equinácea es una planta que estimula el sistema inmunológico, por lo que facilita que el cuerpo combata virus y bacterias de manera natural. Puede ingerirse en forma de tintura madre. Sin embargo, es recomendable que antes de usar esta planta consultes a tu médico.

Además, para disfrutar plenamente de tu salud lleva una dieta equilibrada y limita al mínimo el consumo de grasas animales. Incorpora a tu dieta semillas, frutas, verduras y aceite de oliva. Bebe abundante agua para liberarte de las toxinas y practica actividad física de manera regular. Cada organismo es un mundo, por eso es muy importante realizar controles médicos periódicos y evitar la automedicación.