Proponen “franqueza” para mejorar educación de latinos

El Secretario de Educación pide hablar de forma directa sobre problemas que aquejan a jóvenes latinos
Proponen “franqueza” para mejorar educación de latinos
El secretario de Educación, Arne Duncan dijo que se debe responder con "honestidad" a la problemática que entorpece el avance educativo en los jóvenes.
Foto: María Peña / Impremedia

Washington.- Los jóvenes latinos y afroamericanos afrontan numerosas barreras para su avance académico y social, y es necesario hablar con franqueza para encontrar soluciones, afirmó este lunes el secretario de Educación, Arne Duncan.

Durante un desayuno con medios que cubren a la comunidad hispana, entre ellos La Opinión, Duncan elogió la nueva iniciativa “My Brother´s Keeper” (“El Guardián de mi Hermano”) que lanzará el presidente Barack Obama el jueves para fomentar el avance de los jóvenes minoritarios dentro y de fuera de las aulas.

“Nuestros jóvenes de las minorías afrontan unos retos significativos en sus vidas a los que debemos responder con franqueza, con honestidad y de forma integral para lograr mejores resultados”, dijo el secretario de Educación.

La nueva iniciativa, cuyo lanzamiento la semana pasada fue postergado por una tormenta de nieve, busca solicitar ayuda del sector privado y de fundaciones para apoyar a los jóvenes latinos en todas las áreas de su vida porque, según Duncan, necesitan imitar “buenos ejemplos”.

“Cuando piensas en la cantidad de jóvenes que provienen de hogares sin padre, cuando visitas tantas escuelas primarias en el país, ves que no hay un solo hombre minoritario (como maestros)” y eso es una desventaja, dijo Duncan, al señalar que sólo el 2% de los maestros en las escuelas públicas son hombres latinos.

Duncan señaló que, aunque ha aumentado el número de estudiantes hispanos que se inscriben en las universidades, el reto mayor es “asegurar que aumentamos el número de los que se gradúan de la universidad”.

En ese sentido, también calificó de preocupante que, entre los latinos, más mujeres que hombres logran un diploma universitario y eso, a su juicio, demuestra la urgencia de que los jóvenes tengan “mentores” en sus vidas y, sobre todo, mayores oportunidades “más allá de su barrio”.

Por ello, una medida del éxito futuro de iniciativas como “My Brother´s Keeper” será que la graduación de la escuela sea la regla y no la excepción.

“No debe ser un milagro cuando un joven desfile por un escenario” a recoger su diploma, enfatizó Duncan.

Una cuarta parte de la población estudiantil en las escuelas públicas es de origen latino, y esa cifra continuará creciendo, según las proyecciones de la Oficina del Censo.

La tasa de deserción escolar se ha reducido por la mitad, de un 28% en 2000 a un 14% en 2011, “y eso es un enorme, enorme logro, pero sigue siendo alta” y requiere más esfuerzos, dijo.

Duncan reconoció que muchas familias de minorías desconocen que el Gobierno federal invierte $150.000 millones en becas universitarias y, esa falta de información, hace que “esos recursos se queden sin uso”.

Para responder a ese y otros retos de “mercadeo” y acceso a la información, el Departamento de Educación lanzará en la primavera una serie de “herramientas” para educar a los estudiantes latinos y sus familias sobre la ayuda financiera para las universidades.

Durante el acto, Duncan estuvo acompañado de Alejandra Ceja, quien dirige desde mayo de 2013 la Iniciativa para la Excelencia Educativa de los Hispanos de la Casa Blanca.