Reduce el gasto alimenticio

Ideas para elaborar un plan ANTES DE IR AL SUPERMERCADO
Reduce el gasto alimenticio
Se estima que las familias invierten un 25% de su presupuesto en la comprar de alimentos. Archivo

Nadie ahorra dinero al menos que se comprometa a cambiar sus hábitos. La tentación de la tarjeta de crédito, y la famosa frase “compro y lo pago después” usualmente genera el descontrol en los gastos.

Pero existen maneras de hacer las compras semanales sin desajustar el presupuesto familiar, que generalmente invierte un 25% en comida. Con algunas previsiones y planificación podrías reducir ese gasto. Te damos algunas ideas.

* Cuando recibas los periódicos o los promocionales de los supermercados, hay que sentarse a hacer las comparaciones y establecer qué lugar tiene los mejores precios.

* Elabora una lista de los productos que necesitas antes de ir al supermercado, te ayudará a ahorrar y a no olvidarte de lo imprescindible. La improvisación te llevará a gastar más dinero y probablemente no compres lo que de verdad te hace falta.

* Organiza los cupones de descuento. Cuando hay una muy buena oferta en algo, compra grandes cantidades. Hay que saber qué se puede comprar en grandes cantidades sin el riesgo de que se dañe.

* Al momento de comprar, evalúa según la relación precio-calidad. Trata de evitar los caprichos de los niños que insisten en llevarse cosas que no siempre podrás aprovechar.

* Evita comprar cantidades pequeñas de productos que utilizas con mucha frecuencia. Los envases más grandes probablemente te saldrán más baratos. Tienes la opción de ir a mercados de mayoristas, como Costco.

* Compra productos de temporada. Con la globalización, ahora puedes por ejemplo conseguir los mismos vegetales y frutas todo el año, pero muchas veces pagarás más por los importados fuera de temporada.

* Haz una planificación semanal del menú familiar y considera la opción de cocinar un sólo día y dejar todo congelado para ahorrar tiempo y dinero, ya que así no tendrás la tentación de ordenar comida o comer en restaurantes.

* Reduce las visitas al supermercado. Procura organizar tus compras de manera que vayas al mercado una o dos veces al mes y no una vez a la semana, para evitar tentaciones y gastos extras.