Top 6 de ídolos del fútbol mexicano de todos los tiempos

México tiene una gran historia futbolística y de ella han surgido personajes que han trascendido las canchas y se han ubicado en la cultura popular como grandes referentes para un pueblo que en su momento los adoró y hoy los sigue recordando.
Top 6 de ídolos del fútbol mexicano de todos los tiempos
Foto: Mexsport

El más grande ídolo del futbol mexicano de todos los tiempos (en la foto). Por una patada que recibió de Juan Soto, zaguero del Asturias, la gente indignada porque salió lesionado el entonces jugador del Necaxa quemó el Parque Asturias el 26 de marzo de 1939. También fue jugador histórico del Atlante, el Real Club España de la primera Liga mexicana, y jugó para el Barcelona en 1948. Además, contando la época del romance y la profesional es el primer gran goleador mexicano de la historia, con 238 tantos marcados.

Otro amado de las multitudes, Luis de la Fuente destacó también por su sencillez y espíritu bohemio aparte de sus enormes cualidades físicas que lo hicieron exportar su clase al fútbol argentino para el Vélez Sarsfield, el Atlético Corrales de Paraguay, como también al Racing Club de Santander, de España, en 1934-35.

Como a todos los ídolos de Cepa, a ‘Borjita’ lo querían aficionados de todos los equipos que disfrutaban de sus goles inverosímiles hechos con rebotes en cualquier parte de su cuerpo. Su don de la ubicación perfecta y su olfato goleador que quizá se debía a su prominente nariz que le hizo ganarse el mote de ‘Cyrano‘ hacen a este goleador uno de los grandes del corazón azteca.

El público escoge a sus ídolos que casi siempre son los ‘buenos de la película’, pero hubo una vez un antihéroe y es el ‘Temo‘. Enfundado en la camiseta del arrogante América se burlaba de los defensas rivales, dándoles arrastre lento para acabar anotando goles inolvidables y entonces era el más odiado de México. Pero cuando se ponía la verde, le llovían besos y flores. Jugó en los Mundiales de Francia 98, Corea-Japón 2002 y Sudáfrica 2010, e hizo un gol en cada uno de ellos.

Su alma de ídolo se notó desde juvenil y en el inicio de su carrera como integrante de Pumas, debido a su estilo como rematador espectacular, realizando goles con cualquier pie, y su excelso golpeo de cabeza, desde todas las distancias pero lo mejor eran sus piruetas en el aire para marcar de tijera o perfectas chilenas, cualidades que lo hicieron emigrar al fútbol español donde hizo historia.

No es frecuente que los jugadores no goleadores muevan masas, pero el caso de Jorge siempre fue especial. El acapulqueño inició como delantero y se destacó en esa posición, realizando goles de todos colores y sabores, pero tenía otra virtud: ser un excelente guardameta. Así como su capacidad para dominar el área jugando con los pies también fue vanguardista en el terreno del marketing, pues fue el favorito de muchos sellos comerciales que se anunciaban en sus coloridos uniformes.