Arranca caravana por la reforma

Grupo visitará más de 100 ciudades del país pidiendo un plan migratorio
Arranca caravana por la reforma
Activistas pro inmigrantes partieron ayer en una caravana que los llevará por todo el país abogando por la reforma.
Foto: La Opinión - Ciro Cesar

Una caravana de activistas, religiosos y sindicalistas que visitará más de cien ciudades del país en 44 días para impulsar una reforma migratoria este año partió ayer del centro de Los Ángeles.

La campaña “Ayuno por las familias”, que este lunes hizo su primera escala en el Centro de Detención de Inmigración y el Ayuntamiento de Los Ángeles, visitará comunidades y oficinas de congresistas que son clave para aprobar un proyecto que legalizaría a 11 millones de indocumentados.

En la mira de la caravana están sobre todo los representantes del Partido Republicano, en particular el presidente del Congreso, John Boehner, quien hace unos días dijo que es muy complicado alcanzar una reforma migratoria este año, debido a que sus colegas no confían en el presidente Barack Obama.

Pero desde Los Ángeles, los defensores de los inmigrantes afirmaron que con 200 votos demócratas y 26 republicanos sí es posible materializar una legislación que detendrá la separación de familias.

“Tenemos los votos suficientes”, afirmó la congresista Judy Chu. “[Boehner] pon esta ley en la agenda”.

Afuera del centro de detención de inmigración, localizado en la calle Alameda, se escucharon canciones, rezos y testimonios que pidieron cambiar un sistema migratorio “cruel”. Ahí, la atención se centró en Aldo Ramírez, de dos años e hijo de una indocumentada. “No deporten a mi mamá”, decía su playera.

“Él representa a los futuros votantes”, dijo Walter Contreras, un dirigente evangélico, sosteniendo al niño. Luego lo ungió con aceites. “Lo que estamos haciendo es por él”, recalcó.

Carmen Ramírez, la madre de Aldo, cuenta que por 22 años ha esperado “un milagro”, refiriéndose a una vía legal que la saque de las sombras. La michoacana, quien vive en Costa Mesa, no ha podido salir del país en todo ese tiempo. “Mi madre murió hace un año y no sé ni dónde está su tumba”, señaló.

Con Aldo a la vanguardia, decenas de personas marcharon repitiendo esta consigna: “Día tras día, ciudad tras ciudad, ayunando por familias y la justicia”. La manta que les abría camino por las calles del Centro Cívico de la ciudad decía: “Esperanza, respeto y reforma”.

“Le pedimos a John Boehner que tenga el valor de mover un voto por la reforma migratoria”, manifestó Angélica Salas, dirigente de la Coalición de Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), frente a la Alcaldía angelina, donde los esperaban los dos autobuses en los que se transporta la caravana.

De color café, con fotografías de migrantes y la frase “un llamado para una reforma migratoria con camino hacia la ciudadanía”, los buses tendrán rutas distintas: uno pasará por las ciudades sureñas de Brea, Vista y San Bernardino; el otro se enfilará hacia el norte, recorriendo Santa Clarita, Bakersfield y San Francisco. Luego de las paradas de California, ambos harán escalas en otros estados en su camino hacia Washington D.C. Allá se encontrarán el próximo 9 de abril.

“Cuatrocientas personas que mueren al año en el desierto es algo que no debemos permitir”, dijo el líder sindical Eliseo Medina, quien abordó el autobús que viajará por el sur del país. “Señor Boehner, no piense que vamos a dejar de luchar […] Mucho hemos sufrido para desanimarnos ahora”, expresó.