A cerrar la brecha de los ‘chances’

Obama lanza plan de apoyo para jóvenes latinos y afroamericanos
A cerrar la brecha de los ‘chances’
Los hispanos Álvaro Alonso y José Morales con el afroamericano Sam Mason en el Centro de la Juventud Latinoamericana (LAYC), en Washington D.C.
Foto: La Opinión - María Peña

WASHINGTON D.C.— Al igual que el presidente Barack Obama, Sam Mason creció sin padre y encarando dificultades sociales; y es para jóvenes como él que el mandatario lanzó ayer My Brother´s Keeper, una iniciativa para cerrar la brecha de oportunidades contra negros y latinos.

Obama lamentó que, 50 años después del discurso de equidad racial de Martin Luther King Jr., los jóvenes minoritarios “continúan a la zaga en casi todo”. La tasa de desempleo entre los negros mayores de 20 años fue del 12%, el mes pasado, y del 8.2% entre los hispanos, en comparación con el 5.,4% entre los blancos.

Mason, de 18 años, ha afrontado las trabas de la pobreza y la ausencia de un padre, y recibe capacitación en el Centro de la Juventud Latinoamericana (LAYC), a donde acuden jóvenes negros y latinos de hogares quebrantados.

“Demasiados jóvenes de minorías no tienen oportunidades, pero en EEUU ser pobre no es un destino inalterable”, dijo Lori Kaplan, de LAYC,

En el LAYC, en el corazón del barrio latino de Washington, nueve fundaciones se han comprometido a aportar $200 millones en cinco años, además de $150 millones ya invertidos.

“Acá ha mejorado mi autoestima, he aprendido a preparar mi currículum y cómo vestirme para una entrevista. Aunque me he topado con gente con prejuicios, seguiré adelante”, dijo Mason, quien aspira a tener su negocio.

La iniciativa lanzada este jueves, que según la Casa Blanca será una meta de Obama más allá de su presidencia, no implica un nuevo gasto fiscal pero abarcará áreas como la educación preescolar, la participación de los padres, reformas disciplinarias, y oportunidades económicas para el ascenso social de los jóvenes.

Constance L. Rice, codirectora del grupo cívico Advancement Project, elogió la atención prestada a la crisis de desigualdad social de los jóvenes minoritarios y expresó esperanza en que la iniciativa “se traduzca a políticas que fomenten la igualdad de oportunidades para todos los estadounidenses”.