Festival de CR-7 ante el Schalke

Cristiano, Bale y Benzema anotan 3 dobletes y espantan viejos fantasmas
Festival de CR-7 ante el Schalke
Cristiano Ronaldo (izq.), celebra con Gareth Bale el segundo gol ante el Schalke 04 disputado en el Veltins-Arena de Gelsenkirchen.
Foto: EFE

BERLÍN, Alemania (EFE).— Real Madrid amarró prácticamente su boleto a los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa, luego de que humilló con paliza de 6-1 al Schalke 04 en el Veltins Arena.

La presión rindió frutos al minuto 13 cuando el francés Karim Benzema batió al arquero Ralf Fahrmann. Iker Casillas intervino y salvó a los suyos un minuto después con gran atajada a Julian Draxler.

Tras el susto, los visitantes volvieron a controlar las acciones y para el 21′, el galés Gareth Bale incrementó la ventaja.

Para el complemento, Real Madrid mantuvo el alto ritmo y CR-7 se unió a los goleadores al 52, cinco minutos después, Benzemá hizo su doblete y el cuarto para los suyos.

La gran exhibición del club blanco no se detuvo en busca del quinto tanto, mismo que transformó Bale a los 69′.

Tras los dobletes de “El Gato” y de Bale, CR-7 no se quedó atrás y para el 89 marcó su segundo tanto del cotejo y el sexto para el equipo que debe cumplir con el trámite y jugar el choque “vuelta” en el Santiago Bernabéu.

En los últimos instantes, Schalke hizo el de la honra mediante el holandés Klaas-Jan Huntelaar, quien le pegó de primera para firmar el mejor gol del partido.

En el segundo partido del día el Galatasaray y el Chelsea, que se adelantó antes de los diez minutos con un gol del delantero español Fernando Torres, empataron 1-1 y aplazaron hasta dentro de dos semanas en el estadio londinense de Stanford Bridge la resolución de su eliminatoria de octavos de final de la Liga de Campeones.

La temprana ventaja del Chelsea con un gol en el minuto 9 de Torres parecía certificar la opinión de los que calificaban a los ingleses mejores.”

Poco antes del descanso, el equipo turco parecía poner cerco a la portería enemiga, pero el Chelsea se mostró a la altura con una barrera infranqueable.

La recompensa llegó en el segundo tiempo, en el minuto 64, cuando uno de los muchos ataques del Galatasaray permitió sacar un córner a al holandés Wessley Sneijder, que remató a bocajarro Chedjou para equilibrar el marcador.