Glendora lista para enfrentar las lluvias

Vecinos colocan defensas y bolsas de arena para proteger sus casas
Glendora lista para enfrentar las lluvias
Miembros de la familia Tice preparan su casa en Glendora, con vallas y bolsas de arena, para la tormenta que se pronostica.

Residentes de Glendora, afectada recientemente por el incendio Colby, se preparaban ayer para enfrentar las lluvias que se esperaba empezarían a caer hoy sobre la zona.

Durante todo el día se pudo observar a los vecinos colocar vallas de madera y bolsas de arena en previsión de las posibles inundaciones y deslizamientos de tierra que pudieran provocar las lluvias. Sobre la cuadra 800 de Rainbow Dr., muy cerca de las colinas afectadas por el reciente incendio, el trabajo era arduo y los vecinos se ayudaban unos con otros.

“Vinimos a ayudar a nuestro patrón”, dijo Ignacio Zárate, de Boyle Heights, mientras mezclaba cemento para colocar los cimientos para las vallas de madera. “Él nos pidió que viniéramos. Es bueno que estén preparados”.

Matthew McKinley también viajó a Glendora para ayudar a sus suegros a prepararse, ya que su vivienda está a corta distancia de la colina donde el incendio quemó maleza.

“Mi gran preocupación era la casa de mis suegros y es bastante estresante ver lo cerca que están de la colina por lo que estamos haciendo esto como prevención”, dijo McKinley.

Las autoridades de la ciudad, a unas 23 millas al este del centro de Los Ángeles, declararon una alerta naranja ayer debido al peligro que suponen las lluvias en las colinas que sufrieron con el fuego reciente.

“El fuego devastó todas las colinas. Casi acabó con toda la vegetación y la temperatura fue tan alta que prácticamente derritió la tierra. Y cuando eso pasa, el agua corre libre”, dijo Chris Jeffers, administrador de Glendora.

Las autoridades instaron a los residentes que viven al norte de la Avenida Sierra Madre, entre Yucca Ridge y Little Walton Wash, que abandonen sus hogares de forma voluntaria. También se estableció un centro de evacuación en Crowther Teen & Family Center, 241 W. Dawson Ave.

Sin embargo, algunos vecinos cercanos a la montaña se mostraban ayer reacios a abandonar sus hogares.

“No voy a dejar mi casa. Voy a quedarme y pelear con mi propiedad. Por eso es que me estoy preparando para lo peor esperando lo mejor”, dijo un residente de la cuadra 700 de Rainbow Dr., quien no quiso identificarse. “Espero que todo esto resulte solo en un poco de ejercicio”, dijo riendo.