Isabel Allende, del género rosa al negro

La escritora publica su primera novela policiaca con la ciudad de San Francisco como escenario; platicó con el poeta laureado Alejandro Murguía
Isabel Allende, del género rosa al negro
Isabel Allende escribió una novela policiaca que transcurre en la ciudad de San Francisco.
Foto: Erika Cebreros / El Mensajero

OAKLAND.—¿Qué es lo que más disfruta Isabel Allende aparte de escribir? “El sexo”, respondió sin pensarlo dos veces la escritora a una de las preguntas de sus admiradores, quienes acudieron a la presentación de El juego de Ripper, su primera novela de crimen.

“Parece muy confundido”, continuó Allende, dirigiéndose al poeta y dramaturgo chicano, Alejandro Murguía, quien sostuvo la charla con la escritora y se encargó de leerle las preguntas del público. “Bueno, también disfruto el chocolate oscuro y los perros”, añadió la autora chilena arrancando las risas de los invitados.

Pero la pregunta que muchos tenían era por qué se pasó al género policial con este nuevo libro. “Mi esposo y yo de lo único que hablamos es de asesinatos”, comentó. Y es que su marido, el abogado estadounidense Wlilliam C. Gordon, ha publicado ya varias novelas de ese género.

“Todo mundo siempre quiere matar a alguien. Yo algunas veces quisiera matar a mi esposo Willy”, confesó la autora, provocando de nuevo una explosión de risas entre el público, en el evento que se llevó a cabo en la Primera Iglesia Congregacional de Oakland, el pasado miércoles 19 de febrero, a beneficio de la radio local KPFA.

Allende explicó que la idea era escribir el libro junto con su esposo. Esto a petición de su agente, Carmen Balcells. Lo intentaron pero muy pronto decidieron que tal proyecto no funcionaría e incluso podría acabar con su matrimonio. Y es que ambos tienen métodos muy distintos de trabajar. “Yo escribo hasta 11 horas seguidas y mi esposo tiene una capacidad de atención de 11 minutos. Francamente es flojo”, compartió.

También está la cuestión del idioma, ya que ella escribe en español y su esposo en inglés. “Yo no puedo escribir en inglés. La ficción ocurre en el vientre”, opinó la autora de 20 libros, entre los que se incluyen “La casa de los espíritus” y “La hija de la fortuna”.

Para prepararse para escribir Ripper, la autora acudió a una conferencia dirigida a escritores de novelas de crimen en la ciudad de Corte Madera, en California, donde la mayoría de los participantes eran mujeres, quienes buscaban formas muy sofisticadas de asesinar gente y no ser descubiertas. “Me robé de ahí algunas ideas para el libro”, reveló.

Confesó que a ella la única manera que se le ocurría para “matar” personas en su novela era a tiros.

También leyó algunas novelas de misterio, en particular de autores escandinavos como las del reconocido escritor Stieg Larsson.

Como de costumbre, el 8 de enero, fecha en la que empieza sus novelas, Allende se sentó a escribir su libro. Era el año 2012. Sabía que sería contemporánea y ambientada en San Francisco. Sin embargo, no tenía una idea concreta hasta que días más tarde vio a su nieta Andrea, entretenida en la cocina, jugando en su computadora con un grupo de amigos virtuales.

Jugaba Ripper, cuyo objetivo es atrapar a Jack “el destripador” en Londres, en 1888. Ripper es un juego de rol, lo cual significa que cada uno de los jugadores representa un papel determinado. Estos juegos suelen contar con un director de juego.

A la autora se le ocurrió que podía trasladar ese mismo juego a la ciudad de San Francisco, área donde reside desde hace más de 20 años. La historia transcurre en 2012, cuando empezó a escribir el libro.

Fue así como nació El juego de Ripper, cuya protagonista Amanda está inspirada en su nieta Andrea cuando ésta tenía entre 15 y 16 años, aclara. Amanda es la directora del juego, y dirige a un grupo de freakies (unos cuantos adolescentes como ella y su abuelo) que vive alrededor del mundo. Estos intentan esclarecer los crímenes de un asesino en serie que tiene aterrorizada y conmovida a la ciudad de San Francisco.

El grupo siempre va un paso más adelante que la policía. El padre de Amanda es el inspector jefe del departamento de policía de la ciudad.

Una vez que había definido la historia, Allende entrevistó a policías, detectives, médicos forenses y un psicólogo especializado en asesinos en serie. También se reunió por tres días con Robert Mitchell, un navy seal, en el que está inspirado uno de sus personajes.

Murguía le comentó a la autora que los relatos donde describe el barrio de North Beach en Ripper, le parecieron “muy auténticos”, y le preguntó cómo lo había logrado. Allende explicó que al caminar por las calles de San Francisco como parte de su investigación, se fijó en todos los pequeños detalles de la gente, los lugares y las calles. En ese barrio italiano, dijo, “cada persona tiene su café preferido y es un pecado tomar café en otro lugar”.

Su investigación también la llevó a lugares que ni se imaginaba que existían. Para encontrar una escena importante para su novela, un capitán la llevó a navegar por la Bahía de San Francisco. “Es muy diferente ver la Bahía desde el agua que desde la tierra”, manifestó Allende. En ese recorrido descubrió una serie de pequeños lugares, donde se cultiva marihuana y vive gente en botes.

La autora aclaró que El juego de Ripper tiene su sello. Siguió las reglas de los libros de policiales pero lo escribió con humor e ironía. En su más reciente novela, al igual que las anteriores, figuran “gente, personajes y relaciones”. La diferencia es que en Ripper encontrarán “un cadáver por ahí y otro por allá”.

Comentó que ya ha recibido algunas propuestas para llevar la novela al cine. Sin embargo, explicó que es muy difícil negociar con los ejecutivos de Hollywood, quienes solicitan que en el contrato se incluyan los derechos de autor para la eternidad y hasta “el universo” (tecnología que aún no existe y personajes que aún no se han inventado).

Al final del evento se llevó a cabo la firma de libros. Una de las personas más emocionadas de conocer en persona a Isabel Allende era Walkiria Villalon, quien reside en Chile pero estaba visitando a su hija en la Bahía. “Estoy muy feliz, yo la leo desde antes de que fuera famosa. Siempre buscaba sus columnas en la revista Paula, en Chile. Desde un principio me encantó su personalidad”, compartió.

El juego de Ripper está disponible en español e inglés. Conoce más de Isabel Allende: Isabel Allende y su fundación.