Rusia está en la mira por Crimea

Moscú refuerza vigilancia aérea en la península de esa región ucraniana
Rusia está en la mira por Crimea
El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen (izq.), y el secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, están preocupados por la situación en la república autónoma de Crimea.
Foto: EFE

KIEV, Ucrania (EFE).— Europa y EEUU, además de la OTAN, instaron ayer a Rusia a no exacerbar las tensiones en Ucrania, tras anuncio ruso del refuerzo de la vigilancia aérea en su frontera occidental y la tensión latente en Crimea.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, se declaró ayer “extremadamente preocupado” por la situación en Crimea y pidió a Rusia “que no emprenda ninguna acción que haga escalar la tensión ” en Ucrania.

Rasmussen participó en una reunión de ministros de Defensa de la comisión OTAN-Ucrania en la que estuvo presente el viceministro ucraniano Oleksandr Oliynyk, y que coincidió con la toma por parte de un grupo armado prorruso de sedes institucionales en Crimea.

Territorio ruso hasta 1954, cuando Nikita Jruschov se la regaló a Ucrania, su patria chica, la península de Crimea está habitada por una mayoría de origen ruso y en ella tiene su base la flota rusa del Mar Negro.

El Parlamento de esta república autónoma aprobó ayer celebrar un referéndum el 25 de mayo para ampliar su autogobierno con respecto a Ucrania, cuyo Legislativo nombró a Arseni Yatseniuk como primer ministro interino.

Yatseniuk es uno de los líderes de la revuelta que acabó con la presidencia de Víktor Yanukóvich, destituido el pasado día 22 y albergado en Rusia, pese a la orden de captura internacional emitida contra él por el centenar de muertos en la represión de las manifestaciones opositoras en Kiev.

Aunque negó una relación con Ucrania, Rusia reforzó ayer la vigilancia de sus cazas de combate en la frontera con el país vecino, horas después de que Vladímir Putin, pusiera en alerta a las unidades militares en el oeste y centro del país.

“La aviación de combate patrulla de manera permanente el espacio aéreo de las zonas fronterizas”, informó el Ministerio de Defensa en un comunicado.

La orden de Putin incluyó que se adopten las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las bases rusas en el extranjero, como la de Sebastopol en Crimea.

El nuevo presidente ucraniano, Alexandr Turchínov, exigió entonces al mando de la Flota del Mar Negro que mantenga dentro de sus bases a las tropas que tiene en territorio ucraniano, pues “cualquier movimiento de efectivos será considerado una agresión”.

Horas después, la OTAN, EEUU, la Unión Europea y países como Alemania y el Reino Unido sumaron sus voces para pedir a Rusia prudencia.

Rasmussen admitió que la OTAN no tiene “ninguna información que indique que Rusia tenga ningún plan de intervenir militarmente” en Ucrania, pero observó que “no hace las cosas más fáciles que haya una coincidencia en el tiempo” entre la tensión en Crimea, la inestabilidad en Ucrania y los ejercicios militares rusos.

El secretario estadounidense de Defensa, Chuck Hagel, pidió que Rusia sea “transparente sobre estas actividades” y le urgió a “no dar pasos que puedan ser malinterpretados” en un momento “muy delicado” y “de gran tensión”.

Hagel, que participó en la reunión de la OTAN en Bruselas, confió en que “todas las naciones respeten la soberanía de Ucrania y eviten acciones provocadoras” y dijo que, por ese motivo, EEUU “vigila de cerca los ejercicios militares de Rusia en la frontera ucraniana anunciados ayer”.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, David Cameron, demandaron tras reunirse en Londres que “se respete la unidad territorial de Ucrania”.

“Es importante que Rusia respete su palabra. El mundo está observando”, declaró Cameron.

En la misma línea, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, recordó que el PE apoya “plenamente la unidad y la integridad territorial de Ucrania” y, consternado por los acontecimientos en Crimea, conminó a Rusia “a evitar exacerbar estas tensiones”.

Reunido en Estrasburgo, el pleno del Parlamento Europeo reclamó hoy “asistencia financiera a corto plazo” para Ucrania por parte de la UE, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El FMI confirmó que está “listo para responder” a la llamada de socorro de Ucrania, cuyas autoridades pidieron 35,000 millones de dólares, después de que EEUU anunció ayer un paquete de asistencia de 1,000 millones.

Con el cambio de régimen en Kiev, se esfumaron 12,000 de los 15,000 millones de dólares ofrecidos por Rusia en plena gestación de la revuelta opositora, cuyo detonante en noviembre de 2013 fue la negativa de Yanukovich a firmar un Acuerdo de Asociación con la UE.