Sin sentencia aún Spaccia

Abogados buscan que ex jefe, Robert Rizzo, reciba su sentencia primero
Sin sentencia aún Spaccia
Angela Spaccia ayer en una sala de la Corte Superior de Los Ángeles. Su sentencia se pospuso hasta el 21 de marzo.
Foto: Servicios de La Opinión

La sentencia de Angela Spaccia, quien fuera la segunda al mando en el Gobierno de Bell, se pospuso para el 21 de marzo, una estrategia de su defensa para evitar que se le castigue antes que a su ex jefe, Robert Rizzo, señalado como el cerebro detrás de la corrupción en esa ciudad.

Spaccia entró la mañana de ayer al juzgado de la Corte Superior de Los Ángeles esposada de las manos y portando un traje color naranja. Para ayer se había programado la lectura de su sentencia, luego que en diciembre un jurado la declarara culpable de 11 de los 13 cargos criminales que pesaban en su contra.

Su abogado, Harland Braun, logró que el dictamen de la jueza Kathleen Kennedy se postergara para una semana después de la fecha en que está programada la sentencia de Rizzo.

Braun ha dicho que la participación de su cliente en la corrupción de Bell ha sido exagerada. “Comparar a Angela Spaccia con Robert Rizzo es raro”, declaró a la prensa.

Antes de que el escándalo estallara, siendo asistente del gerente general, Rizzo, ella ganaba 564 mil dólares anuales, mientras que él recibía 1.18 millones de dólares, colocándolos entre los funcionarios públicos mejor pagados del país.

Según los fiscales, Spaccia y Rizzo saquearon las arcas del pequeño municipio al sureste de Los Ángeles, otorgándose a sí mismos estratosféricos salarios y paquetes de pensiones, a pesar de que la Ciudad se dirigía a la insolvencia.

Tras un juicio que duró casi dos meses, un panel la condenó por múltiples cargos por malversación de fondos públicos, conspiración, conflicto de interés y por ocultar registros oficiales. El jurado no alcanzó un veredicto en un cargo por mal uso de recursos públicos y la declaró no culpable de otra acusación por esconder documentos del Ayuntamiento.

La Fiscalía del condado pidió a la corte hace unos días imponerle la sentencia más dura posible a Spaccia, de casi 13 años en la cárcel. Si esto se atiende, ella permanecería tras las rejas incluso más tiempo que Rizzo. Él no contendió los 69 cargos criminales en su contra, poniéndose frente a un posible castigo de 10 a 12 años en prisión.

También se solicitó al tribunal que Spaccia sea obligada a restituir más de ocho millones de dólares.

“Si una cadena perpetua pudiera ser impuesta por un crimen no violento, esta sería la oportunidad para hacerlo”, dijo Doug Willmore, gerente general de Bell, en una carta enviada al investigador del caso.

Tras retrasar su sentencia ayer, Spaccia fue regresada a la cárcel inmediatamente.

Ella es la única de los siete ex líderes de Bell que está encarcelada luego de ser convicta. Rizzo y otros cinco (los exconcejales Víctor Bello, George Cole, Óscar Hernández, Teresa Jacobo y George Mirabal) están libres porque pagaron sus fianzas.

Un octavo acusado, el ex edil Luis Artiga, fue exonerado en marzo de 2013.

A excepción de Cole, los otros ex concejales acusados declinaron el viernes aceptar una oferta de la Procuraduría para declararse culpables de corrupción y evitar un juicio.