Vive su amor por el fútbol como árbitro, entrenador y ex jugador

Una lesión de rodilla lo marginó de las canchas por un tiempo, pero su pasión por el futbol lo hizo volver a los terrenos de juego como árbitro y entrenador

Vive su amor por el fútbol como árbitro, entrenador y ex jugador
Joel Zavalza dice estar comprometido con su nueva profesión como árbitro.
Foto: ILIANA SALGUERO / Especial para La Opinión

Hace más de nueve años una lesión en la rodilla provocó que Joel Zavalza se retirara de las canchas y pensará en dejar el futbol pues sabía que su etapa como jugador había llegado a su fin, pero su amor por este deporte fue más fuerte que cualquier otra cosa y aconsejado por un amigo decidió probar suerte como árbitro.

“Me lastimé la rodilla y dejé de jugar un año, pasó el tiempo y un amigo me hizo la sugerencia de convertirme en árbitro“, recordó Zavalza.

Así fue como este mexicano descubrió en el arbitraje su verdadera vocación a pesar de que asegura es una profesión muy difícil, ya que casi siempre se ve envuelta en la polémica y recibe muchas críticas, pero él se enfoca en hacer su trabajo de acuerdo a las reglas y para eso la preparación ha sido fundamental.

“Fui a CAFLA [Colegio de Árbitros de Futbol de Los Ángeles] que se dedica a preparar y a formar árbitros. Una vez que uno entra al colegio lo preparan físicamente, lo preparan con el aprendizaje de las reglas de juego. Entrenamos dos veces a la semana y tenemos clase una vez a la semana”, explicó.

Zavalza destila su amor por el arbitraje y sobre todo expresa su compromiso y responsabilidad con su profesión pues para él lo más importante es cuidar a los jugadores que generan el buen futbol y por eso trata de estar siempre alerta y enfocado en su trabajo.

Actualmente es árbitro estatal, pero continúa estudiando para poder convertirse en silbante a nivel nacional.

“Disfruto cada juego que voy a dirigir. Lo disfruto al máximo como si fuera mi primer o mi último partido”, comentó.

Dicen que el futbol se lleva en la sangre y Zavalza es una muestra de ello pues aparte de desempeñarse como central en las ligas locales y en las escuelas es entrenador del Deportivo USA, un equipo de niños en la categoría Sub-11 donde militan dos de sus hijos, Brian de 10 años y Katie de 9, y en el que espera que su pequeño Diego, de 5 años, pueda unirse pronto.

Zavalza se hace cargo de 16 niños a los que trata de inculcarles la disciplina que el futbol requiere, pero sobre todo, se enfoca en enseñarles a respetar a sus compañeros, a sus rivales y al árbitro.

“Estoy disfrutando entrenar niños, los estoy sacando de la calle o que estén encerrados y eso me hace sentir bien”, afirmó.