Autobuses “turísticos” esconden indocumentados detenidos

Activistas dicen que de esta manera ocultan el lado inhumano del sistema al transportar así a indocumentados

Autobuses “turísticos” esconden indocumentados detenidos
GEO Transport Inc (GTI) lleva a los indocumentados del Centro de Detención de Inmigrantes a la cárcel en Adelanto.
Foto: Isaías Alvarado / La Opinión

El impecable autobús cruza el ajetreado centro de Los Ángeles. Sus cristales son negros y ocultan, a primera vista, unos barrotes que le protegen. Aunque parece pertenecer a una empresa turística, transporta a un grupo de indocumentados hacia su última escala, antes de ser deportados.

Desde hace tres años, un contratista de la Oficina de Inmigración y Protección de Aduanas (ICE) traslada así a los indocumentados detenidos en esta región, dejando atrás la típica imagen de los buses de color gris, plenamente identificados por las agencias del orden.

Activistas lo consideran una estrategia para ocultar un sistema migratorio “inhumano” que ha expulsado del país a casi dos millones de personas desde 2009. Al tiempo que, subrayan, se alienta el redituable negocio de la encarcelación de inmigrantes sin papeles.

“Hasta parecen autobuses de turistas”, dice Angélica Salas, dirigente de la Coalición pro Derecho de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA). “Pero si miras dentro verás que son buses para prisioneros, con dos guardas al frente, armados, como si la gente hubiera cometido un gran crimen”, agrega.

Para Ángela Sanbrano, de la campaña “Protección a Nuestras Familias”, este modelo es un “camuflaje” del maltrato que reciben los ‘sin papeles’ antes de ser enviados a sus países de origen.

“Por una parte escondes el problema que enfrenta la comunidad inmigrante todos los días, usando este tipo de transporte de lujo, y por otra parte, las compañías se lucran con este servicio”, señala.

GEO Transport Inc (GTI), subsidiaria de GEO Group, un operador privado de prisiones, es el nuevo encargado de llevar a los indocumentados del Centro de Detención de Inmigrantes en Los Ángeles a su complejo de encarcelamiento de Adelanto, y viceversa. ICE les concedió el contrato en 2011.

Por “cuestiones de seguridad”, GTI, establecida en 2007, no permitió a La Opinión ingresar a una de sus unidades, ni reveló cuántas tiene aquí, a cuántas personas traslada, ni cuánto le paga ICE.

En un comunicado, la compañía aseguró que su servicio “cumple con las regulaciones del Departamento de Transporte, y que además cumple o excede los estándares y prácticas de la industria”.

ICE no hizo comentarios.

De acuerdo a su página de internet, GTI proyectaba trasladar por tierra y aire a casi 312 mil detenidos en todo el país en 2012, 90 mil más que el año anterior. Su último reporte anual cita haber recorrido casi cuatro millones de millas, equivalente a ocho viajes redondos a la Luna.

Solo en el primer trimestre de 2013, GEO Group, que junto a otro operador encarcela a casi dos tercios de los inmigrantes detenidos en EEUU, ganó 22.4 millones de dólares.

“Me enoja bastante que todas esas corporaciones privadas lucren con la detención y deportación de nuestra gente”, expone Salas, de CHIRLA.

La relación de ICE y GEO data de la década de 1980. El complejo de detención de Adelanto, que la empresa compró en 2010, tiene capacidad para albergar a 1,100 indocumentados. Su subsidiaria, GTI, reporta que sus 343 vehículos transportan a 1,187 detenidos al día por toda la nación.

Esos modernos buses, dice Salas, son usados “para hacer invisible el dolor de la gente”.