Cinco motivos por los que Marco Fabián resucitó en Cruz Azul

El oriundo de Zapopan, Jalisco, parece otro, en versión corregida y remasterizada, al que van adoptando los seguidores celestes y que podría aspirar, incluso, a integrar al Tri mundialista ¿Cuáles son esos motivos?
Cinco motivos por los que Marco Fabián resucitó en Cruz Azul
Foto: Mexsport

La calidad de Marco es indudable desde que la mostró en fuerzas básicas de Chivas y en selecciones menores. Sus problemas de indisciplina incrementaban en casa, es decir, donde se sentía cobijado y sobreprotegido. Ser traspasado al Cruz Azul fue como un llamado interior de alerta de que o reaccionaba sin sus apoyos de siempre o de plano comenzaría la picada de su muy breve trayectoria profesional. Obvio que esto es un principio y que para cambiar una personalidad se debe desaprender lo aprendido. Pero todo comienza con el punto de partida.

El enfrentarse a un nuevo núcleo laboral también fue un cambio positivo porque debió comenzar de cero su adaptación a estructuras y gente distintas. Este drástico cambio obligó en Marco una actitud de disposición renovada y un esfuerzo para poder elegir nuevos amigos entre sus compañeros, con el antecedente de un recuerdo negativo en un entorno colaborador que lo metiera en el redil.

Un don de Luis Fernando Tena es su talento para trabajar con jóvenes que viven la transición entre el amateurismo y el fútbol profesional. Una época de postadolescencia donde el futbolista comienza a valorar y a elegir lo mejor para su carrera. Ahí es fundamental la labor del coach, lo que el ‘Flaco’ demostró al ser el mejor guía para la consecución del Oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, con Fabián integrado. El jalisciense ha demostrado ser uno de los jugadores que tienen problema con el reconocimiento de la autoridad. A Luis Fernando le hace caso porque le cree a un auténtico líder.

Las Copas del Mundo son el reloj biológico de los trabajos del fútbol en todo el orbe. Por eso mismo, los jugadores en posición de esperar una posible convocatoria mantienen sus expectativas rumbo a un posible llamado que pueda hacer patente su valía exhibida en sus clubes, pero en un recuento histórico como es lo que almacena la justa máxima.

El seleccionador Miguel Herrera lo declaró con todas sus letras en la tercera semana de febrero, que no veía en Marco Fabián un jugador en óptimas condiciones futbolísticas para ser considerado. Es más, agregó que sólo le había visto un buen gol desde su salida de Chivas. Esto seguramente encendió los focos rojos en el ofensor que conserva su paso regular con La Máquina que marcha libre en la punta del Clausura 2014 al cruzar la mitad del torneo regular. Habría tiempo para todo. Por lo pronto, lleva cuatro tantos dentro de este cuadro cementero que lleva la mejor ofensiva del torneo tras nueve fechas: 18.