Pistorius se declara “no culpable” de matar a su novia

El atleta sudafricano se declaró “no culpable” este día en la localidad de Pretoria, respecto a la acusación en su contra por el asesinato de su novia, el 14 de febrero de 2013.
Pistorius se declara  “no culpable” de matar a su novia
Pistorius en el tribunal.
Foto: EFE

Sudáfrica.- Óscar Pistorius tal y como lo ha señalado en diversas declaraciones, indicó ante la jueza Thokozile Masipa que en el momento del atentado confundió a su entonces novia con extraño, cuando Reeva Steenkamp se encontraba en el baño de su hogar.

Ante cientos de periodistas presentes en el Tribunal Superior de Pretoria, se efectuó el acto donde los familiares de la fallecida también asistieron para encararse con el acusado por primera vez desde que ocurrió el asesinato.

No culpable, mi Señoría”, declaró el deportista sudafricano a la jueza del caso, el cual comenzó con 40 minutos de retraso y con amplia expectativa.

El resto de la declaración de Óscar Pistoruis la leyó su abogado, “el estado no tiene fundamento alguno de que tenía la intención de tomar la vida de Reeva. Toda la evidencia objetiva corroborará mi versión“.

La primera en declarar fue una vecina de la entonces pareja de nombre Michell Burger, ella fue llamada por la defensa y mencionó que escuchó gritos de ayuda de una mujer, por lo que pidió a su marido llamara a la policía en ese momento.

Tras los disparos, Burger indicó que de nuevo oyó gritos, pero ahora de un hombre (Óscar Pistorius), agregó que desde su casa se pudo percatar de la situación y dijo ser un trauma el hecho de escuchar esos gritos.

Este juicio tendrá una duración de tres semanas, por lo pronto quedó aplazado para continuar este martes. En caso de que se encuentre culpable, el deportista sudafricano, de 27 años de edad, podría ser condenado a 25 años de prisión por homicidio.

Pistorius, quien vistió traje durante la audencia, saltó a la popularidad al convertirse en el primer deportista paralímpico, con piernas amputadas, que compitió con prótesis en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.