Senador Calderón dice que no renuncia

Legislador se ausentará de puesto mientras se defiende de cargos
Senador Calderón dice que no renuncia
Ron Calderón.
Foto: La Opinión - Archivo

El Senador estatal de Montebello Ron Calderón, quien enfrenta 24 cargos federales por sobornos, lavado de dinero y fraude, pidió permiso para ausentarse de sus labores legislativas en Sacramento, lo que no significa una renuncia.

“Esto no es una renuncia porque todavía tengo que presentarme en corte”, aclaró mediante un comunicado enviado a la prensa, entrada la tarde del domingo.

Calderón quien esta semana se entregó a las autoridades federales y salió libre bajo fianza, precisó que debido a la naturaleza y complejidad de los cargos, y los materiales que tendrá que revisar, espera ausentarse por un largo periodo hasta el final de la sesión en agosto.

Dijo que utilizará el tiempo de ausencia en el senado estatal para enfocarse en defenderse de los cargos que le imputan. “No quiero distraer al Senado del importante trabajo que realiza y a mis colegas de los temas que afectan a mis representados y a la gente de California”, indicó en el comunicado.

Calderón dijo que el personal que trabaja para él en sus oficinas en Sacramento y en el distrito continuarán sirviendo a la gente.

El líder del Senado, Darrell Steinberg, dijo que aceptaba la solicitud para ausentarse del Senado de manera permanente presentada por Calderón. Steinberg le había dado al senador de Montebello una semana para renunciar o solicitar un permiso. El plazo vencía hoy lunes. De no hacerlo, había advertido que iniciarían el proceso para suspenderlo de sus funciones

En noviembre próximo se le termina a Calderón su tiempo en el Senado Estatal.

De ser encontrado culpable, Calderón enfrentaría una sentencia máxima de 400 años en prisión.

Las acusaciones en contra de Calderón señalan que el senador aceptó aproximadamente $100 mil dólares en sobornos, así como boletos de avión, cenas gourmet y viajes a campos de golf de lujo. A cambio, Calderón apoyaba o se oponía a legislación que beneficiara a sus supuestos corruptores.

Su hermano y ex asambleísta estatal, Tom Calderón, enfrenta cargos de conspiración de lavado de dinero y enfrenta una sentencia máxima de 160 años, si es encontrado culpable.