Un Crossover para el futuro de Volkswagen

La marca alemana llevará a Ginebra el T-ROC, un modelo que podría unirse al Taigun, al Tiguan y al Touareg.
Un Crossover para el futuro de Volkswagen
El T-ROC monta un motor de 2.0 TDI que produce 184 HP y 380 Nm.
Foto: conduciendo.com

En la previa de una nueva edición del Salón Internacional de Ginebra, Volkswagen develó los primeros teaser y varios datos de diseño y propulsión del T-ROC, un prototipo que adelanta las líneas que tendrá el próximo todoterreno de la compañía.

Fiel a la familia de los SUV, este modelo conceptual tiene una longitud de 4.179 mm, un ancho de 1.831 mm, una altura de 1.501 mm y 2.595 mm de distancia entre ejes; por lo que se ubica cerca del Tiguan. Al margen de sus dimensiones, su estructura se basa en la Plataforma Modular Transversal (MQB), la misma del Golf VII. Desde la firma alemana aclaran que llega para completar la gama Taigun, Tiguan y Touareg.

De acuerdo a lo que se aprecia en los teaser y a la información revelada, el T-ROC que se verá en Suiza enseñará una carrocería de tres puertas, una parrilla delantera que se extiende por todo el frente, que tiene de fondo una trama de panal de abeja exagerado y que lleva el logo en el medio; protectores de la zona baja, faros redondos (cada uno con un listón central de tres lámparas LED en forma de faro antiniebla), una línea de cintura alta, pasos de rueda anchos, llantas de 19 pulgadas y neumáticos de 245/45; un pequeño alerón trasero y un techo rígido que se divide en dos mitades y es desmontable.

En el interior, donde hay espacio para cuatro pasajeros, la automotriz aclara que se verán elementos de forma funcional y acorde al carácter off-road. Dispone de un gran cuadro de instrumentos cromático de 12,3 pulgadas que cambia de color según el modo de conducción; y de una pantalla táctil de infoentretenimiento en forma de tablet que se integra en la consola central y controla el funcionamiento de los diferentes elementos de confort y tecnología.

Al igual que el Golf GTD, el T-ROC monta un motor de 2.0 TDI que produce 184 HP y 380 Nm que se complementa con una caja de cambios automática DSG de siete velocidades que distribuye la fuerza hacia las cuatro ruedas, por lo que estamos en presencia de un nuevo integrante del abanico 4MOTION. Esta conjunto mecánico permite acelerar de 0 a 60 mph en 6,9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 131 mph.

Hay tres modos de conducción seleccionables: Street, Offroad y Snow. Dependiendo del modo seleccionado varían los parámetros del chasis, del motor, de la caja de cambios y del asistente de arranque en subidas y descensos de pendientes. Los modos se activan de forma intuitiva mediante un mando giratorio situado en la palanca de cambios y se pueden ver a través de una ventana emergente en el tablero de instrumentos digital.