Bailan y ayudan a su gente

La Federación Veracruzana USA sigue apoyando a los suyos tras 11 años en L.A
Bailan y ayudan a su gente
A finales de agosto, la Federación Veracruzana USA realizó en Plaza México su octava semana cultural, donde hubo música, bailes, comida y artesanías. Ya planea la celebración de este año.

Corrían las compras de pánico del 31 de diciembre de 2002 en el mercado Hidalgo de Veracruz, México, cuando explotó una bodega clandestina de fuegos artificiales. El saldo: 29 muertos y decenas de heridos.

Se trata de uno de los capítulos más trágicos del puerto y el motivo de la integración en el área de Los Ángeles de la Federación Veracruzana USA, que once años después sigue apoyando a los suyos.

“El objetivo primordial ha sido ayudar a los paisanos y mantener vivas nuestras costumbres”, dice Luis García, secretario y fundador de la organización.

La misión del grupo sigue viva a pesar de que otros clubes de oriundos han cancelado sus festejos por la crisis, el desinterés del público y la falta de apoyo de los gobiernos estatales mexicanos.

A finales de agosto, la Federación Veracruzana USA realizó en Plaza México su octava semana cultural, donde hubo todo eso que su gente exporta al mundo: música, bailes, comida, artesanías, trajes típicos, calor humano. Y ya planea la novena celebración este año.

El famoso encuentro de jaraneros, el festival de sones jarochos que cada año alegra a los angelinos, y la traída y conservación de tres cabezas olmecas (colocadas en Plaza Alameda, Plaza México y un parque de West Covina) son producto del trabajo de esta organización.

Pero no todo ha sido fiesta. La federación también ha sido enlace con las instituciones mexicanas para la repatriación de cadáveres, el trámite de documentos oficiales y la asistencia en distintos casos.

García cuenta, no obstante, que hace unos meses nada pudieron hacer por una mujer desahuciada que pedía ayuda al gobernador de Veracruz, Javier Duarte, para ser trasladada y pasar sus últimos días en su tierra. Ella había sido diagnosticada con un tipo de cáncer en fase terminal.

“Quería irse a morir con su gente, así nos dijo”, recuerda el dirigente comunitario.

La organización llamó infinidad de veces a la gente de Duarte, pero “nunca nos contestaron”, lamenta García. “Desgraciadamente a la señora se la llevaron por tierra”, agrega.

“[Duarte] nos prometió que contaríamos con el apoyo de su gobierno, pero hasta la fecha no hemos recibido nada”, menciona el activista. “No hay un enlace directo con el gobierno del estado”.

La Federación Veracruzana USA está integrada por clubes en Santa Ana, San Francisco, Burbank, Los Ángeles y Albuquerque (Nuevo México).