Barco llevaba misiles iraníes

Israel interceptó buque en el Mar Rojo y encontró armas de fabicación siria
Barco llevaba misiles iraníes
Varios soldados israelíes junto a un misil M-302 de fabricación siria interceptado por tropas israelíes en el Mar Rojo, ayer.
Foto: EFE

JERUSALÉN, Israel (EFE).— Fuerzas de una unidad de élite de la Armada israelí interceptaron ayer en el Mar Rojo un barco de bandera panameña que, según portavoces oficiales, llevaba entre su carga avanzados misiles de fabricación siria y procedentes de Irán.

“Israel ha capturado un buque en alta mar cargado de armas para grupos terroristas. Estas armas iban a ser utilizadas contra Israel. Toda la operación clandestina fue organizada por Irán”, aseguró desde EEUU el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

La intervención militar tuvo lugar al amanecer en aguas internacionales entre la costa de Eritrea y Sudán, a unos mil kilómetros de Israel, y después de varios meses en los que los servicios de inteligencia israelíes seguían el cargamento.

El teniente coronel Peter Lerner, portavoz del Ejército para medios extranjeros, afirmó en una conferencia de prensa telefónica con periodistas que “decenas de cohetes” avanzados del tipo M-302, con un alcance de 200 kilómetros y una carga explosiva de 150 kilos, fueron hallados entre miles de sacos de cemento.

De fabricación siria y conocido por Israel desde la Guerra del Líbano de 2006 —Hezbolá disparó tres de ellos en las postrimerías de ese conflicto—, Israel considera el M-302 una peligrosa arma porque, sostiene, altera el balance estratégico en la región.

“Pueden llegar al corazón de Israel… a Tel Aviv, Jerusalén y a las plataformas de gas en alta mar”, aseguró el ministro de Defensa, Moshé Yaalón, en una conferencia de prensa de Tel Aviv.

Siempre según la versión de Israel, las armas tenían como destino final la Franja de Gaza, algo que Hamás, el movimiento islamista que gobierna la Franja desde 2007, desmiente.

Islam Shahwan, portavoz del Ministerio del Interior en Gaza, expresó su “profunda preocupación” porque las acusaciones israelíes tienen como objetivo “justificar el asedio que Israel impone sobre la Franja” y “frustrar los recientes intentos de organizaciones populares en Europa de mandar barcos con ayuda y desafiar el bloqueo”.

Uno de sus líderes más veteranos, Saleh al Bardawil, calificó las informaciones de “totalmente incorrectas e inexactas” y aseguró que “Hamás no tiene conocimiento de lo que los medios sionistas comentan”.

El ministro de Defensa israelí aseguró, sin embargo, que “el barco estaba de camino desde el puerto de Bandar Abas, en Irán, hacia el puerto de Port Sudán […] Las armas estaban destinadas a la Franja de Gaza y a las organizaciones terroristas allí”.

Sudán se ha convertido en los últimos años en uno de los puntos más importantes de contrabando de armas hacia la Franja palestina, y no es la primera vez que aparentemente las Fuerzas Armadas israelíes atacan en esa región a más de mil kilómetros de distancia.

Medios especializados internacionales atribuyeron a la Fuerza Aérea israelí un ataque en 2012 contra un almacén de armas en el este de ese país africano, aunque Israel nunca lo ha confirmado.

Israel también ha interceptado en aguas internacionales varios barcos con armas que, dijo en su momento, tenían como destinos la Franja palestina: el Karine A en 2002, el Francop en 2009 y el Victoria en 2011.

En todos los casos, Israel acusó a Irán o a Siria de estar detrás del contrabando de decenas de toneladas de armas, y en esta ocasión aseguró que los cohetes partieron en avión desde Damasco a Teherán, donde habrían sido escondidos en los contenedores y embarcados.

El barco interceptado hoy llevaba bandera panameña y pertenece a una empresa registrada en las Islas Marshall.

“Informamos a nuestro embajador en Panamá antes de subir, informamos a las autoridades de Panamá y obtuvimos su permiso para subir al barco”, aseguró el ministro de Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, quien también adelantó que su país presentará una queja al Consejo de Seguridad de la ONU.

Desde que fue interceptado, el barco “Klos C” está siendo escoltado por la Armada israelí hacia el puerto de Eilat, en el extremo sur de Israel, donde su tripulación será interrogada sobre si conocía la naturaleza del cargamento que llevaba, según el Canal 1 de la televisión israelí.

Por su parte, una fuente militar iraní no identificada negó a la agencia local Fars, cercana al Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica, que el armamento confiscado ayer por Israel en el Mar Rojo proceda de Irán.