Rodrigo Santoro, un villano ‘humano’ en secuela de ‘300’

Rodrigo Santoro, que estrena '300: Rise Of An Empire', indica que los latinos, ahora, acceden a papeles menos encasillados
Rodrigo Santoro, un villano ‘humano’ en secuela de ‘300’
Rodrigo Santoro (arriba der. sin maquillake), abajo en '300: Rise Of An Empire', donde da vida a Xerxes.
Foto: APWARNER BROS.

El actor brasileño Rodrigo Santoro afirmó que los actores latinoamericanos han salido de los estereotipos en Hollywood y ahora pueden optar a más papeles, aunque subrayó que esa “apertura” también les ha forzado a competir con otros extranjeros por los mismos personajes.

“Lo que está cambiando en Hollywood es un reflejo de lo que está ocurriendo en el mundo. Con la globalización, las fronteras están cada vez más sutiles”, comentó con motivo del estreno del filme 300: Rise Of An Empire, secuela de la película de acción 300 (2006).

El actor, de 38 años, dijo que ahora las oportunidades para los latinoamericanos “están mucho más abiertas” que hace diez años, cuando llegó a Estados Unidos y la industria del celuloide era “mucho más estereotipada.”

La apertura de la industria cinematográfica a extranjeros no se limita a los actores, sino a técnicos, directores y cámaras, un hecho que, según Santoro —que ha intervenido en filmes como Love Actually y series como Lost—, significa “un momento muy rico”.

Sobre su nueva película, 300: Rise of an Empire, Santoro dijo que aceptó volver a interpretar a Xerxes porque le “atrajo” la idea de contar el origen del personaje, su pasado antes de convertirse en el rey persa, que en el filme adquiere el valor de un semidios.

El actor reveló que habló con Zack Snyder, productor y guionista de la cinta y director de la primera entrega (así como de Man of Steel), para estudiar la manera de que mostrase “un poco más de vulnerabilidad y de fragilidad”, para “humanizar” el personaje.

Santoro dijo que aportó “matices” para lograr que fuese un personaje “más pleno” y “sólido” que en la primera entrega de 300, aunque parte de esa humanización se logra, según él, gracias a la “oposición” de con un nuevo personaje, una guerrera llamada Artemisa, interpretada por Eva Green (Casino Royale).

“Esa humanidad ayuda a que el espectador entienda un poco más y a que no simplemente juzgue al personaje [como] el malvado o el villano y al otro, el bueno. Creo que nadie es una cosa u otra”, manifestó el brasileño, cuya primera interpretación de Xerxes le valió una postulación al MTV Movie Awards, en la categoría de mejor villano.