Hablemos de drogas

Cómo encarar el tema con nuestros hijos
Hablemos de drogas
Foto: shutterstock

Cuando se trata de conversaciones que debemos tener con nuestros hijos, no podemos ignorar el tema de drogas y la adicción.

Desde temprana edad los niños están expuestos a mensajes e imágenes mediáticas que les generan curiosidad. Las respuestas que no encuentran en sus padres, las buscarán en otros sitios que no siempre ofrecen los mejores consejos. La idea es introducir el tema de manera casual en conversaciones generales.

En el caso de que sospeches que tu hija o hijo se está drogando, la psicóloga Lisa Kaplin aconseja abordar el tema con calma y sin drama.

“Si los encaras con pánico, enojo, agresión o acusaciones, puedes estar segura que tu niña no te dirá absolutamente nada”, advierte.

En estos casos, la experta también aconseja esperar a que tu hijo/a esté lúcido para hablar, hacer preguntas abiertas, en lugar de castigarlos, para saber qué tipo de drogas está usando y encontrar juntos la mejor manera de abordar la situación.

Para terminar, no olvides que los hijos siempre copian lo que ven en sus padres. Sólo recuerda el viejo refrán: “Tus acciones hablan tan fuerte que no me dejan escuchar lo que dices”. Un buen ejemplo puede ser más efectivo que mil palabras.

  • Cambio repentino en su comportamiento habitual, cambios de humor
  • Problemas en la escuela, malas calificaciones
  • Cambios en sus hábitos de sueño y en su apetito. Pérdida de peso
  • Falta o exceso de energía
  • 4 a 7 años:

La próxima vez que le tengas que darle medicina a tu hijo, aprovecha la oportunidad para hablar del uso adecuado de los medicamentos. Háblale sobre los peligros de abusar de los fármacos, los riesgos de una sobredosis y la posibilidad de desarrollar una dependencia química.

Los avisos publicitarios de alcohol o tabaco también son una oportunidad para iniciar una conversación sobre las adicciones.

  • 8 a 12 años:

A esta edad ya puedes introducir el tema de las drogas. Deja que tu hija te diga lo que piensa y siente. No descartes sus opiniones. Establecer desde un comienzo un diálogo abierto con tus hijos permitirá que estés al tanto de lo que está viviendo y fomentará su confianza en ti.

  • 13 a 17 años

Comienzan los entretenidos años de la adolescencia. A esta altura, es posible que algunos amigos de tus hijos ya hayan probado drogas, que los haya visto e incluso que le hayan ofrecido. Habla con ellos no sólo de los peligros físicos, sino también de las cuestiones legales y el riesgo de ser detenido y encarcelado. Establece límites claros sobre horarios, salidas y expectativas.