Joven busca saltar del futbol de Los Ángeles a Europa

Un muchacho de 16 años de origen guatemalteco se esfuerza para lograr su sueño y destacar en el futbol mundial
Joven busca saltar del futbol de Los Ángeles a Europa
Brandon Solares sueña con jugar a nivel profesional para poder comprar una casa a sus padres.
Foto: Iliana Salguero / Especial para La Opinión

En su mirada se alcanza a vislumbrar el éxito, pues en su forma de expresarse sobre el deporte rey hace pensar que nació para patear el balón y ser aclamado por miles de seguidores alredor del mundo.

Brandon Solares, quien a finales de este mes cumplirá 17 años, no conoce la palabra cansancio. Día a día trabaja al máximo para lograr su objetivo: jugar en el viejo continente.

De padres guatemaltecos, Solano se inició en el futbol local a los 4 años, donde compartía la cancha con niños mayores que él.

A los 8 años se unió al equipo San Lorenzo, que dirige Humberto Tinoco, donde se alzó como campeón estatal de la División Infantil.

Y aunque debutó como defensa central, hoy en día es centrocampista, posición en la que asegura se siente muy cómodo pues a él gusta mucho recuperar balones y crear jugadas.

Actualmente milita en la Academia Delfines de Los Ángeles a cargo de Jorge Campos y Claudio Suárez.

“Tengo como un mes y medio con ellos (Delfines de L.A.) me gusta mucho, lo disfruto mucho. Cuando tenía como dos semanas con el equipo fuimos a México a jugar contra Xolos de Tijuana y me está yendo muy bien”, dijo Brandon.

A corto plazo espera que la participación en la Copa Chivas o en la Copa Acapulco que Delfines planea hacer a medio año por el país azteca le permita abrir las puertas para unirse a algún equipo de la Primera División del futbol mexicano.

“En la Academia tienen planeado mandar a varios jugadores escogidos a ir a jugar a México a la Copa Chivas o la Copa de Acapulco a jugar con equipos de tercera división. Me gustaría jugar en la Liga Mexicana por el nivel que tienen y porque sé que ahí llegan a verte para ir a Europa”, dijo el joven a preguntarle sobre sus planes de un futuro inmediato.

El volante se ha probado también con los Cremas del Comunicaciones, del futbol chapín, pero por consejo de su padre decidió no quedarse con uno de los equipos más populares de Guatemala, aunque no ha descartado esa posibilidad, pues no sabe a dónde lo conducirá la vida.

A pesar de su corta edad, Brandon, tiene una meta que es la que lo motiva a entrenar con el corazón dentro de la cancha, ya que quiere convertirse en un ejemplo para sus hermanos menores y apoyar económicamente a sus padres.

“Mis padres están bajos con la economía, vivimos en un apartamento chico y mi papá siempre ha querido una casa y cuando yo sea profesional yo le voy a mandar el dinero para que la compre cash y ya cuando ellos se retiren no tengan que pagar nada”, manifestó.

Con respecto al problema de fraude que enfrentan los dueños de su actual equipo, también propietarios de Delfines del Carmen, de la Liga de Ascenso MX, y de Gallos Blancos del Querétaro, de la Liga MX, dijo que los miembros de la academia no se ven afectados, toda vez que sus entrenadores siguen trabajando y apoyándolos de la misma forma.

“Los entrenadores nos dicen que ven un futuro en nosotros y que por eso nos siguen ayudando”, aseguró.

Ama el país donde nació, pero también a su país de origen. Al momento de elegir qué colores le gustaría vestir en un mundial, titubea y no sabe qué responder.

Me gustaría jugar con Guatemala para ayudarlos a ir a su primer Mundial para que mi familia se sintiera orgullosa de mí, y también me gustaría jugar con Estados Unidos porque es el país que me vio nacer y donde he crecido”, destacó el jugador, quien también afirmó que es una decisión muy difícil y que al momento de tomarla escuchará a su corazón.

Brandon asegura que cuando se camina de la mano de Dios no hay nada imposible, que todo con mucho esfuerzo puede lograrse, y él cada día se levanta con la fe de que se abra esa puerta que lo lleve a lograr sus más profundos anhelos, para los que ya lleva preparándose por más de una década.