LAFD inicia campaña para evitar tragedias

Bomberos darán 3,500 detectores de humo y visitarán unas 450 escuelas
LAFD inicia campaña para evitar tragedias
Los Bomberos de Los Ángeles (LAFD) iniciarán hoy una intensa campaña para informar sobre los riesgos de habitar en cocheras convertidas y la necesidad de tener detectores de humo.
Foto: La OpinionauthorsAurelia Ventura

Luego del incendio en una cochera convertida en el que murieron una hispana y su hijo de apenas un año, los Bomberos de Los Ángeles (LAFD) iniciarán hoy una intensa campaña para informar sobre los riesgos de habitar estos sitios y la necesidad de tener detectores de humo.

Las autoridades forenses identificaron ayer al menor fallecido como Dillan Reyes y dijeron que aún no podrían dar la identidad de la madre. Sin embargo, los vecinos del área dijeron que el nombre de la fallecida era Nancy.

La campaña informativa del LAFD iniciará hoy en las escalinatas del Ayuntamiento en donde hablarán sobre dichos dispositivos, el peligro que representan las cocheras convertidas y la obligación de tener un plan familiar de escape en caso de fuego.

Para el lunes, cientos de bomberos visitarán 450 escuelas para educar a los alumnos y maestros sobre este tópico. Además, a lo largo del mes participarán con el mismo fin en reuniones vecinales y regalarán unos 3,500 detectores de humo.

Con el fallecimiento de la mujer y su hijo, que vivían en un garaje trasero en la cuadra 170 de la calle 50, suman once decesos este año por incendios ocurridos en viviendas que no tenían alarmas de humo. Esto es más de la mitad de las muertes de este tipo que, en promedio, ocurren en doce meses.

“Es algo muy grave”, comentó el capitán Jaime Moore, vocero del LAFD. “El problema es que la gente desconoce la importancia de los detectores de humo”, agregó.

Sobre la investigación de la muerte de la familia este miércoles, Moore indicó que el siniestro parece haber iniciado accidentalmente, aunque aún se desconoce la causa.

La agencia también indaga si el incendio está conectado con un reporte de olor de humo notificado 90 minutos antes a una cuadra del lugar. “Estamos revisando si hay relación entre las dos llamadas”, dijo.

Los vecinos del área describieron a la madre del menor fallecido como una persona sencilla, respetuosa y amigable.

“Es triste, todavía no lo creemos”, expresó Wilson Javaloi, quien habita un apartamento contiguo, dentro de la propiedad donde ocurrió el fuego. “La conocíamos muy poco”, dijo el vecino.

No está claro si la casa improvisada donde ocurrió la tragedia, que ayer permanecía acordonada con una cinta de color amarillo, fue objeto de alguna reciente inspección.

“¿Cómo es posible que hace dos semanas pasó el inspector y no miró el garaje?” preguntó Federico Isidoro, que en un par de ocasiones reparó el vehículo de la difunta.

De las once fatalidades ocurridas por incendios este año, Moore detalló que tres ocurrieron en distintas regiones de la ciudad en cocheras convertidas, en tres casos había niños y en otro más la vivienda estaba atiborrada de cosas. “Lo que tenían en común es que carecían de detectores de humo”, indicó.

El Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles estima que hay al menos 100 mil cocheras convertidas en viviendas que, debido a su precaria instalación eléctrica y la falta de rutas de escape, se convierten en trampas mortales.

En muchos casos son habitadas porque se paga un alquiler más bajo que por un apartamento o casa.

“Por lo barato pasan estas tragedias”, acotó Isidoro.