Maserati se prepara para dar batalla en el campo de los SUV de lujo

El grupo Fiat- Chrysler planea comenzar el próximo año la producción de partes para el nuevo Maserati SUV, en la planta de Mirafiori, en el norte de Italia, según informó hoy el CEO Sergio Marchionne.
Maserati se prepara para dar batalla en el campo de los SUV de lujo
El SUV fue originalmente programado para ser construido en Detroit, se construirá en Italia.
Foto: Maserati

El boom de los SUV de lujo, y el renacimiento de la Maserati, representa un elemento clave del ataque del grupo Fiat-Chrysler en la rentabilidad europea, junto con el relanzamiento de la marca Alfa Romeo, ya que el grupo apunta fuerte a la región para el 2016, con todo su arsenal de modelos.

Las ventas de Maserati el año pasado fueron alentadoras, con beneficios comerciales y triplicando las entregas a más del doble de unidades con un total de 15,400 vehículos.

Aunque todavía esta muy por debajo de su meta de 50,000 para 2015, y no lo suficiente por sí mismo para transformar los resultados finales de Fiat, los analistas han dicho que el aumento de los beneficios de Maserati es un buen augurio para la futura resurrección, de la marca de mayor volumen como lo es Alfa Romeo.

“Estamos recibiendo Mirafiori listo para la producción (del Maserati SUV). Se espera que los primeros modelos para mostrar a la prensa estén listos para el 2015“, dijo Marchionne en el marco de la feria del automóvil de Ginebra.

El SUV fue originalmente programado para ser construido en Detroit, pero Marchionne dijo el año pasado que la compañía haría el Maserati y el Alfa SUVs en Italia.

Fundada hace un siglo en Bolonia por los cinco hermanos Maserati, la compañía aseguró su lugar en la historia de las carreras al ganar la carrera de 500 millas de Indianápolis en 1939 y 1940.

Y mientras que Maserati, comprada por Fiat en 1993, podría desbloquear la economía de la automotriz, con un movimiento de categorías, que también invitaría a la feroz competencia de los actores del mercado de masas más conocidos, como BMW, Audi y Mercedes Benz. Aunque el SUV de Porsche sería su competidor más directo, sin dejar de lado los Range Rover.

El éxito, o no, del renacimiento de Maserati y Alfa Romeo, será clave para saber si Fiat sobrevive a un mercado europeo difícil, permitiendo a la compañía llenar plantas e instalaciones inactivas en Italia, y reintegrar a miles de trabajadores colocados en los planes de despidos temporales.