Miércoles de ceniza a señas

Iglesia para católicos sordomudos celebra inicio de la Cuaresma
Miércoles de ceniza a señas
Feligreses celebran el Miércoles de Ceniza en el templo de la Placita Olvera de Los Ángeles.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Como cualquier otro templo católico, una iglesia en Vernon conmemoró ayer el inicio de la Cuaresma con la imposición de las cenizas. Pero el servicio se ofreció utilizando el lenguaje de señas para sordomudos.

La Iglesia Católica para Sordos Ángeles Santos es la única de toda la Arquidiócesis de Los Ángeles que ofrece servicios religiosos para personas con esa condición. A ella asisten feligreses del condado y del área de la ciudad Los Ángeles.

“La iglesia es como cualquier otra iglesia católica de oyentes, en donde tenemos el propósito de novernos como un ministerio especial”, dijo el Padre Tom Scheweitzer, quien está a cargo de la parroquia.

“A veces las personas nos llaman a nosotros como un ministerio especial, un lugar especial, como si tuviéramos una discapacidad o estuviéramos debilitados de alguna forma. Eso no es lo que deseamos porque no es la manera correcta de distinguir a la comunidad sorda”, añadió.

El Padre Scheweitzer es sordo, pero ofició la misa en voz alta, en inglés, con las señas comprensibles para las personas sordomudas que asistían al servicio. El grupo estuvo conformado por sordomudos, acompañadas de sus familiares y trabajadores de los alrededores que aprovecharon la hora del almuerzo para asistir al servicio.

“Nosotros, como comunidad sorda, somos parecidos a los otros grupos que son minoría, que tienen un idioma, que es distinto al idioma principal de esta nación”, dijo el padre Scheweitzer. “Tratamos de establecer una Iglesia católica parecida a las demás, en que la única diferencia es que tenemos un idioma diferente”.

Los inicios de la parroquia se remontan a 1987, cuando varias familias con niños y parientes sordos se congregaban en el sótano de la Iglesia San Bernardo, en Eagle Rock, para participar de la misa mediante señas. Al ver la necesidad de un lugar permanente para ellos, la Arquidiócesis de Los Ángeles les cedió una iglesia ubicada en Vernon, a la cual asisten unas 150 personas regularmente.

En la parroquia se ofrecen dos misas los domingos, las cuales se realizan mediante el lenguaje de señas, con interpretación simultánea en inglés o español.

“A las dos misas vienen personas que son profundamente sordas y se comunican por medio de las señas”, dijo Tomas García, director de ministerios de la parroquia. “La misa de las 8:30 a.m. se traduce en voz alta, en inglés, y luego la de las 11:30 a.m. se traduce al español”, agregó.

Pero la parroquia también ofrece apoyo para las familias con dificultades para educar a sus hijos sordos.

“Muchas de nuestras familias batallan con aceptar a sus hijos sordos y cuando vienen aquí, además de recibir servicios de alabanza y oración, también se reciben varios servicios terapéuticos”, dijo García.

Marcial Martínez, un joven de 25 años residente en Los Ángeles, asiste con regularidad a los servicios de la parroquia desde hace 10 años.

“Me encanta venir aquí todos los domingos en particular y me encanta tener un sacerdote que es sordo porque él se comunica por medio del idioma que es mas entendible para mí”, dijo el joven, utilizando el mensaje de señas traducido por García. “Por medio de él aprendo más acerca de Jesús, acerca de Dios”, añadió el joven.

Martínez puede escuchar pero se le dificulta hablar y es por ello que utiliza el lenguaje de señas. “El mundo de quienes escuchan a veces es frustrante porque es difícil comunicarme con ellos. Cuando estoy en una reunión con personas que pueden escuchar, me siento aislado, me siento solo”, dijo el joven feligrés.