Arranca la MLS con gran fiesta

Fans del Galaxy ponen su ambiente en el StubHub
Sigue a La Opinión en Facebook
Arranca  la MLS con gran fiesta
Seguidores del Galaxy, ataviados con los colores del equipo, arriban al Stub-Hub para el partido inaugural.
Foto: La Opinión - FOTO: ABRAHAM NUDELSTEJER

A las 4:30 p.m., tres horas antes de que arrancara el partido inaugural de la temporada 2014 de la MLS entre el Galaxy de Los Ángeles y el Real Salt Lake, Ray Tunnan preparaba su primera cuba del día.

Un buen chorro de ron, refresco de cola, hielo y listo: “una cuba Libre” en honor al inicio de la campaña en la que el cuadro angelino buscará obtener su quinto título de liga.

“Ésta va por el Galaxy”, dijo Tunnan, mientras levantaba su vaso blanco para dedicarle un brindis a su equipo.

“Es grandioso, la temporada inicia, amo todo esto”, apuntó el aficionado, quien portaba un jorongo mexicano con el escudo del Galaxy al centro de la prenda.

En el estacionamiento del StubHub Center, la fiesta previa al arranque del partido tomó sabor latino cuando dos enormes y potentes bocinas comenzaron a diseminar notas musicales de cumbia, salsa y rock en español.

El éxito de la Banda el Recodo, “Camarón Pelado”, fue el que terminó por encender a la gente que se arremolinó frente a los mega parlantes.

“Tú me pides camarón y yo te lo voy a dar/ Yo te quiero corazón por ti lo voy a pescar”.

Al compás de esas pegajosas estrofas, la fiesta se trasladó al interior del estadio de Carson en donde el aroma de los infaltables hot dogs se apoderó del lugar.

Las salchichas calientes corrían como ríos de agua entre las manos de los fanáticos que con gusto pagaban 4.75 dólares por el embutido atrapado entre dos piezas de pan.

Las cervezas, a pesar de su costo estratosférico de 12 dólares, también pasaron a ser parte importante de la experiencia culinaria en la que no podían faltar los nachos, esos pedazos de tortilla frita bañados en salsa de queso amarrillo y rodajas de chile jalapeño que se esfumaron de los estantes a un costo de 5.75 dólares.

Ya con los más de 20 mil fanáticos en sus respectivos asientos, la emoción se desbordó cuando los jugadores del Galaxy saltaron al terreno de juego.

Juegos pirotécnicos, que lucieron todo su esplendor sobre el contraste de cielo oscuro y despejado, acompañaron la llegada de los galácticos angelinos que en el medio del campo levantaron las manos para agradecer la estruendosa bienvenida de sus seguidores.