Paquita la del Barrio: ¡lo que salió de su boca en LA!

Paquita la del Barrio demostró que su éxito sigue intacto. El Dasa convenció y fue despedido con gran ovación
Sigue a La Opinión en Facebook
Paquita la del Barrio: ¡lo que salió de su boca en LA!
Foto: René Miranda

Nadie como Paquita la del Barrio para muchas cosas, especialmente para los insultos.

Las frases duras, ofensivas y retadoras de algunas de sus canciones, resultan ser el rosario de oraciones más placentero de las mujeres en contra de los infieles.

Paquita volvió a cautivar y a complacer a sus fieles fans, el sábado por la noche, en el Nokia Theatre L. A. Live.

En específico, los conciertos de la llamada “protectora de las mujeres” suelen parecer una convención al desahogo, pero también al disfrute de las ocurrentes frases que la intérprete nacida en Veracruz (México), suelta entre tema y tema para opacar el machismo de los varones.

Por supuesto se dejó oir su recurrente frase: “me están oyendo, inútil”, que pareciera ser la bandera de sus temas Taco placero, Las rodilleras (para que hinques a la tuya), Pobre pistolita, Tres veces te engañé y uno que se ha convertido en el himno para describir al más vil de los infieles, Rata de dos patas.

Pero también interpretó otros temas clásicos que son igual de bien recibidos y aplaudidos, como Cheque en blanco, Fallaste corazón y Acá entre nos.

Las presentaciones de Francisca Viveros Barradas, reune a un público muy particular, destacando las mujeres de la tercera edad que raramente acuden a los conciertos Y aquí se les ve por mucho.

Pero también reunen a esos que, sin remedio, acompañan a la esposa o la novia, y a los que, de plano, disfrutan de los “insultos” de la veracruzana.

Pero independiente de ese tono agresivo, que termina siendo una parodia, Paquita la del Barrio, de 67 años de edad, sigue conservando una voz potente y una envidiable memoria para cantar un tema tras otro.

No es de las que hacen muchas pausas ni cambios de vestuario. Paquita no es de clichés, habla muy poco al público, quizá porque sus canciones lo dicen todo.

Cantó acompañada de banda sinaloense, de mariachi y de su grupo norteña por hora y media, que le dio tiempo de entonar más de 30 temas.

En esta ocasión, la “convención” de Paquita la del Barrio —que se presenta cada año en el primer fin de semana rondando el ocho de marzo, Día Internacional de la Mujer—, tuvo a El Dasa como invitado.

El joven sonorense logró ganarse a la audiencia, que en su mayoría estaban ahí para ver a Paquita.

Después de tres horas, Paquita, que no acostumbra y que no le gusta hacer duetos porque dice es difícil cantar con una voz que no se conoce, cedió y finalizó el show con el tema Amor de los dos, acompañada en segunda voz por El Dasa.

Luego de que el Mariachi Reina de Los Ángeles, abriera el concierto, El Dasa hizo vibrar el lugar, con su música de banda sinaloense.

Pocas veces el público se entrega en su totalidad a un artista del que sabe poco o nada de su trayectoria porque está comenzando. Con él fue distinto.

El Dasa, de 24 años de edad, parecía un torbellino en el escenario. Estaba visiblemente emocionado y eso, por momentos, provocaba exageraciones en sus bailes y hasta en el esfuerzo por cantar. Sin embargo tiene tanto carisma, que el público no lo tomó a mal.

El Dasa se ganó a pulso el aplauso, sobretodo cuando cantó en acústico Madres solteras, un tema que dedicó a su madre —que se encontraba entre la audiencia— y a todas las mujeres en esa situación.

Estas fueron algunas de frases de las canciones más aplaudidas de Paquita la del Barrio durante su concierto del sábado.

• “Y ahí te dejo ese par de rodilleras, ¿sabes para qué? para que hin… a tu madre” — ‘Las rodilleras’.

• “Pa dormir tengo camas más grandes… tú no usas ni balas de salva, no disparas nada, pobre pistolita” — ‘Pobre pistolita’

• “Tres veces te engañé, la primera por coraje, la segunda por capricho y la tercera por placer” — ‘Tres veces te engañé’

• “Rata de dos patas, te estoy hablando a ti, porque un bicho rastrero… comparado contigo, se queda muy chiquito” — ‘Rata de dos patas’.