Ahorros del retiro: a mano y sin riesgos

Ahorros del retiro: a mano y sin riesgos
Cuando se trata de ahorros, hay muchas opciones disponibles para todos los gustos y niveles de riesgo.
Foto: La Opinión - Archivo

Julie Stavwww.juliestav.com

Invertir es como caminar en una cuerda floja entre la ambición y el miedo. Hay personas a las que les interesa saber cuánto pueden ganar en una inversión, pero no les importa tanto el riesgo que tenga, ni las altas y bajas, pues saben que la Bolsa, al final, siempre funciona.

Pero siempre hay personas a las que la Bolsa les da escalofríos… y quizás es lógico que teman si cuando lo que tienes para invertir en ella son tus preciosos ahorros para el retiro. En ese caso, prefiere una de estas inversiones más seguras para guardar tus ahorros:

Cuenta corriente — Hay muchas cuentas tradicionales de cheques que te pagan interés, aunque sea muy poco. Mientras tienes el dinero ahí guardado y ganando interés, puedes hacer cheques también.

Cuenta de ahorros — Puedes guardar el dinero y sacarlo el siguiente día, si quieres. También te van a pagar intereses.

Certificado de Depósito — Un CD o Certificate of Deposit es el primer paso para aprovechar más tu dinero. No vas a tocar el dinero por cierto tiempo, puede ser un mes, tres meses, seis meses, nueve meses, un año, etc. Y por no tocarlo te van a dar un interés más alto. Hay distintos tipos de CDs, como el bump-up, donde, si los intereses suben, te van a aumentar tus tasas de ganancia. Hay otros que te permiten añadir más dinero a esa cuenta o hasta sacar un poquito de dinero si lo necesitas antes de que se venza el CD.

‘Money Market’ — Una cuenta de cheques donde no tienes que comprometerte por ningún período de tiempo y que históricamente ha pagado más que las cuentas de ahorro. Si es un money market fund, eso quiere decir que está con una familia de fondos mutuos. Ten en cuenta que estas inversiones bastante seguras no están aseguradas por el FDIC.

Bonos del Gobierno – Esta cuenta con el gobierno de Estados Unidos tienes que mantenerla durante cinco años por lo menos, pues durante el primer año no puedes tocar el dinero que tengas allí. Si sacas el dinero del segundo año al quinto, vas a sacrificar el interés que hubieras ganado durante tres meses. Puedes abrir ese tipo de cuenta con distintas denominaciones y se puede hacer poco a poco. Hasta te pueden sustraer depósitos regulares de tu cheque laboral y ponerlos en tu cuenta. Los bancos y las instituciones financieras te pueden abrir este tipo de cuentas, pero lo más probable es que te cobren un cargo.

Bajos costos y buenos rendimientos

Cuando tengas la buena idea de invertir dinero en fondos mutuos, considera los fondos indizados o index funds, los cuales compran y retienen una gran cantidad de acciones del mercado, de modo que los gastos administrativos anuales son muy bajos. Al mantener los costos bajos, más de tu dinero va hacia la compra de activos y menos al pago de honorarios.

Estos fondos invierten en acciones que son un reflejo de los índices por los que se guían. Digamos, un fondo que siga el índice de S&P 500 (que incluye 500 acciones de compañías grandes), incluirá las mismas acciones de ese índice en la misma proporción. Por ejemplo, si General Electric compone el 3% del S&P 500, el fondo indizado del que hablamos también tendrá un 3% de acciones de esa compañía. De esa forma, ese fondo se comportará igual que el índice que le sirve de modelo.

Lo bueno de éstos —además del costo— es que el 80% de las veces tienen mejores rendimientos que los fondos administrados por los agentes profesionales, quienes escogen las acciones de acuerdo a como vean que se comporta el mercado. Sin embargo, si el índice en que se basa tu fondo indizado sufre pérdidas en la Bolsa, tú también tendrás pérdidas, ya que en la Bolsa no existen garantías.

Muchos planes de retiro como el 401(k) ofrecen fondos indizados en su menú de inversiones. También puedes encontrarlos fuera de tu plan de jubilación por medio de la internet. Ten presente que no todos los fondos indizados son iguales en cuanto a rendimiento, incluso si tienen de modelo el mismo índice, pues los costos de cada fondo pueden variar.

Una buena estrategia para comenzar a comprar fondos mutuos es comprar dos fondos indizados, uno de acciones y otro de bonos del gobierno. Por ejemplo, puedes comenzar con un 70% de tus ahorros invertidos en fondos de acciones y un 30% en bonos. Revísalos al menos una vez al año, pues quizás quisieras cambiar la proporción de dinero que has invertido en cada uno, de acuerdo al comportamiento del mercado.

En general, para escoger un fondo indizado u otro tipo de fondo mutuo, pregúntate si quieres recibir una entrada inmediatamente (inversionista de ingreso) o si estás dispuesto a arriesgarlo y obtener un poco más porque no lo vas a tocar durante varios años (inversionista de crecimiento).

Después, decide cuál es el tipo de capitalización en que quieres invertir. Esto se refiere al tamaño de la compañía: mediana, grande o chica. Si miras la historia de la Bolsa a largo plazo, las compañías pequeñas han dado mejor rendimiento.

Los fondos mutuos son una excelente alternativa de inversiones. No esperes más, pues mientras más tiempo mantengas invertidos tus ahorros en uno de ellos más oportunidad tendrá éste de crecer y cuidar tu bolsillo. En mi libro Invierte en tu futuro puedes encontrar mucha más información sobre fondos mutuos.