Arena pidió nulidad de las elecciones

El partido opositor en los comicios de El Salvador abandona el escrutinio definitivo
Arena pidió nulidad de las elecciones
Manifestantes de Arena discuten con un simpatizante del FMLN (cen.), mientras protestaban por un supuesto fraude en los comicios, ayer.
Foto: EFE

SAN SALVADOR, El Salvador (EFE).— El partido opositor Alianza Republicana Nacionalista (Arena) pidió ayer la nulidad de las elecciones presidenciales celebradas el domingo en El Salvador y abandonó el escrutinio definitivo.

El candidato presidencial de ARENA, Norman Quijano, anunció a los periodistas que su partido ha “presentado el recurso de nulidad” ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Por su parte, el TSE había señalado ayer que un recuento “voto por voto” del resultado electoral del domingo, exigido por la oposición, solo puede hacerse como medida excepcional después del escrutinio final.

El presidente del TSE, Eugenio Chicas, y otro miembro de ese organismo, Eduardo Urquilla, explicaron por separado a periodistas que la ley electoral solo permite revisar los votos impugnados, cuando sean mayores a la diferencia entre el primero y el segundo lugar, ya que sí pueden modificar el resultado.

El partido opositor, Alianza Republicana Nacionalista (Arena), ha denunciado un “fraude” y pidió ayer que el TSE revise “voto por voto” el resultado de la segunda vuelta de los comicios presidenciales, cuyo recuento preliminar dio una mínima ventaja al candidato oficialista, Salvador Sánchez Cerén, ganador en primera ronda.

Chicas expuso que “la única manera de revisar votos es revisando los votos impugnados, únicamente los impugnados, y esos se revisan cuando se cumple […] una condición: es que los impugnados sean superiores a la diferencia entre un primer y segundo lugar”.

“Esa es la única condición en que se revisan votos y los únicos que se revisan son los impugnados”, insistió.

Chicas argumentó que en dicha disposición “es categórica la ley” electoral, la cual, recordó, fue aprobada por la Asamblea Legislativa el año pasado “con la unanimidad de los partidos políticos”, incluido Arena.

Urquilla, por su parte, reafirmó que “excepcionalmente puede resultar una revisión o recuento de votos cuando la diferencia de votos asignados a un primer lugar en comparación con el segundo lugar sea una diferencia menor a la cantidad de votos impugnados.”

“Pero eso [no] lo vamos a saber hasta cuando tengamos los resultados del escrutinio final.Si esa situación se da; si, por ejemplo, los votos impugnables pueden afectar esa diferencia, entonces sí es obligatorio para el Tribunal calificar esos votos impugnables”, explicó el magistrado.

“Nuestro modelo de sistema electoral que tenemos en el escrutinio final es una revisión de actas, no es procedente el recuento de votos, como sí tienen otros sistemas electorales”, puntualizó.

Según el escrutinio preliminar del TSE, Sánchez Cerén, del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), obtuvo 1,494,144 votos (50.11 %) y Quijano 1,487,510 (49.89%), para una diferencia de 0.22 puntos (6,434 sufragios), mientras que los votos impugnados son 4,191.

Ambos candidatos se proclamaron como ganadores durante la misma noche electoral, cuando el recuento preliminar seguía en marcha.

El escrutinio definitivo, que comenzó anoche, tardará entre tres y cuatro días, según la autoridad electoral.