Cancelan vuelos a Crimea

El enviado de la ONU no viajará ya a esa región de Ucrania
Cancelan vuelos a Crimea
Mujer ucraniana arregla las flores dejadas en memoria de las víctimas del movimiento Maidán en la Plaza de la Independencia de Kiev, ayer.
Foto: EFE

NACIONES UNIDAS, Nueva York (EFE).— El último responsable enviado por la ONU a Ucrania para analizar la situación sobre el terreno, Ivan Simonovic, no visitará finalmente Crimea dado que todos los vuelos a la zona procedentes de otras partes del país han sido cancelados.

Así lo anunció ayer el portavoz del secretario general de la ONU, Stéphane Dujarric, durante su conferencia de prensa diaria.

Simonovic, quien es secretario general adjunto de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, seguirá visitando otras regiones de Ucrania para analizar la situación y analizar el posible apoyo de la ONU a la resolución de la crisis.

El enviado de la ONU se encuentra actualmente en el este del país, donde se ha reunido con autoridades locales para discutir medidas que puedan rebajar la tensión y acusaciones de supuestas violaciones de los derechos humanos.

Además, se ha entrevistado con representantes civiles pro rusos y pro ucranianos y les ha pedido respeto para los derechos de toda la población.

Simonovic, quien también tenía previsto viajar a Crimea en un vuelo comercial, no visitará finalmente la península rebelde a causa de la situación en su aeropuerto, donde solo están aterrizando vuelos procedentes de Rusia, dijo el portavoz.

Preguntado por la situación de seguridad en la zona, Dujarric señaló que la ONU tiene como prioridad garantizar la protección de su personal, aunque no quiso entrar en más detalles.

El portavoz recordó el llamamiento a la calma hecho ayer por el secretario general, Ban Ki-moon, quien pidió a todas las partes evitar “acciones apresuradas y retóricas provocadoras”.

Además, aseguró que la convocatoria del referéndum para unirse a Rusia en Crimea “añade una complejidad poco útil a una situación ya tensa y volátil”.

Ayer, el Consejo de Seguridad volvió a mantener una reunión sobre la crisis, en la que las potencias occidentales trataron sin resultado de convencer a Rusia para que dé marcha atrás en Crimea y acepte negociar.