Las automotrices japonesas se instalan en México a tiempo récord

La acumulación de plantas japonesas en México plantea una triple amenaza para los grandes de Detroit.
Las automotrices japonesas se instalan en México a tiempo récord
México vencerá a Canadá a y Japón como primer exportador automotriz a EE.UU.
Foto: Nissan

México está en camino de convertirse en el país numero uno en exportador de autos del mundo a Estados Unidos, a partir del próximo año, gracias en gran parte a la incorporación de 605,000 unidades de capacidad por los tres fabricantes de automóviles japoneses.

En los últimos seis meses, Nissan, Honda y Mazda han abierto plantas de montaje en México, país que se está convirtiendo en uno de los centros de automóviles más populares del mundo.

México dará a los japoneses una plataforma de lanzamiento para las exportaciones a América Latina y Europa, donde las marcas japonesas son pequeñas pero van en aumento.

Nissan Motor Co. que abrió su primera planta en 1966, actualmente cuenta con tres fábricas, incluyendo una nueva en Aguascalientes. Esa planta, su segunda en esa ciudad, abrió sus puertas en noviembre, con capacidad para 175,000 Sentras. Hoy, Nissan es la marca de mayor venta en México.

Honda Motor Co. llegó en 1995, con relativamente poca capacidad de 63.000 unidades en su primera planta. En 2004, Toyota Motor Corp. instaló una fábrica en el estado mexicano de Baja California, el montaje de un máximo de 57,000 camionetas compactas Tacoma.

La planta de Mazda, a sólo 30 minutos por la carretera, producirá 230,000 unidades cuando alcance su capacidad total en el año fiscal que termina el 31 de marzo de 2016. Esto hará que la producción se centre en el Mazda3, el subcompacto Mazda2 y una variante basada en el Mazda2 que construirá para Toyota.

Haciendo a los fabricantes japoneses aún más potentes a las desafiantes marcas americanas reduciendo costos de operación. Ademas ayuda a los japoneses labrarse una mayor participación en el mercado mexicano de rápido crecimiento, un mercado tradicionalmente dominado hace tiempo por los tres grandes de Detroit.

Los mayores márgenes de ganancia en México, significaría que las marcas japonesas tendrán más dinero para gastar en marketing o para mejorar sus productos.

Los fabricantes japoneses pueden mejorar márgenes de fabricación a bajo costo, en gran parte una función de la mano de obra barata. Evitar los aranceles sobre los automóviles y camiones a las importaciones en Estados Unidos.

Mitigar las pérdidas por tipo de cambio de las exportaciones japonesas a base de yenes. Mejorar la disponibilidad de los productos con una linea de distribución más corta hacia los distribuidores, sin tener que transportar sus productos desde Japón.

En 2009, los fabricantes japoneses tenían sólo el 23 por ciento del mercado de México, en comparación con los 3 de Detroit que tenían el 57 por ciento. En 2013, las marcas japonesas aumentaron su participación colectiva, que se disparó a 42 por ciento, mientras que los 3 de Detroit se redujo a 35 por ciento.

Se espera que el ahorro de mano de obra y logística que sea sustancial en comparación con la construcción de automóviles en Japón y el envío a través del Océano Pacífico. Los costos laborales mexicanos son una novena parte en comparación a los de Estados Unidos.

Los fabricantes de automóviles de Japón tienen como objetivo aprovechar los numerosos acuerdos de libre comercio de México, que abarcan 44 países, que en conjunto representan el 35-40 millones en las ventas de vehículos al año.

Estos pactos han convertido a México en un centro de exportación global. Los fabricantes japoneses se han congregado en el centro del país para facilitar el acceso a los puertos de los litorales Atlántico y Pacífico, de la que se pueda enviar vehículos a nivel mundial.

Con toda esta nueva capacidad japonesa, México eclipsará a Canadá y Japón como el exportador numero uno a los Estados Unidos, el próximo año.