Liberan a niños inmigrantes de grupo que cruzó por Otay

Liberan solamente a los niños y no a los adultos del grupo “Reforma150” que cruzaron la frontera en Otay
Liberan a niños inmigrantes de grupo que cruzó por Otay
Algunos de los participantes de "Reforma150" que cruzaron la frontera por Otay.
Foto: Suministrada por NIYA

Portavoces de la Alianza Nacional de Jóvenes Inmigrantes (NIYA) indicaron hoy que 3 menores de edad nacidos en Estados Unidos que cruzaron junto al grupo de casi 40 personas este lunes por la Mesa de Otay, han sido liberados mientras que todos los adultos y algunos niños permanecen detenidos.

“Tenemos reportes de que tres niños, entre 1 y 12 años fueron puestos en libertad, pero no hemos podido hablar con ellos ni confirmarlo”, dijo Dulce Guerrero, portavoz de NIYA. “Esperamos tener una idea más clara hoy al final del día”.

Inicialmente se informó que 5 niños cruzaron con adultos, pero no se ofreció una lista exacta de cuantos ni quiénes eran. El lunes por la noche, Guerrero indicó que un menor ciudadano americano, Javier Gallegos, fue liberado mientras que su padre Plácido permaneció detenido. No fue posible averiguar dónde ni con quien está Javier ni los demás menores.

Guerrero indicó que 32 personas, entre ellos por lo menos 20 jóvenes “dreamers”, permanecen bajo custodia de las autoridades de Protección Fronteriza y Aduanal CBP.

“No quiero dar información que no está confirmada”, dijo Dulce. “hasta ahora no hemos podido hablar con ninguno de ellos. No nos han llamado ni sabemos cómo los han tratado. Los trasladaron de la garita pero no nos han dicho a donde”.

Portavoces de CBP en San Diego no fueron más explícitos con la información. A una llamada y correo electrónico pidiendo detalles sobre este grupo de detenidos, se recibió un correo genérico con esta información:

“El puerto de Otay Mesa procesa más de 40,000 personas a diario y CBP continuará procesando a los que crucen la frontera, pero debido a leyes de privacidad, se nos prohíbe discutir casos específicos. Sólo podemos dar información general sobre nuestros procesos”, indicó en el correo Jackie Wasiluk, portavoz de CBP San Diego.

El correo procedió a explicar el proceso de petición de asilo, indicando que “mientras la credibilidad del miedo de la persona en regresar a su país se determina, el individuo permanece detenido”. Finalizó diciendo que “si un individuo que solicita asilo en la frontera se considera una amenaza para la seguridad pública o la seguridad nacional, ICE –que maneja el sistema de detención de migrantes- tiene la autoridad de mantener a la persona detenida hasta que su caso va a un juez de inmigración.

Pero según David Bennion, quien fue abogado del “Dream 30”, una acción similar realizada por el mismo grupo que patrocinó el regreso de este grupo por Otay el lunes, hay señales de que las autoridades están endureciendo la mano contra estos activistas para disuadirlos de seguir adelante con más eventos de esta naturaleza.

Bennion recordó que los padres indocumentados con hijos menores de edad que cruzaron con Dream 30 en septiembre pasado fueron liberados durante las primeras horas después del cruce por El Paso, Texas.

“Ocho personas fueron liberadas al día siguiente, todos eran padres con hijos menores. Con cada acción las autoridades migratorias parecen estar endureciéndose para desaconsejar futuras actividades de este tipo”, dijo Bennion. “Creemos que la intención es hacer todo el daño que pueden a las familias para que no sigan participando”.

Inicialmente se dijo que serían 150 los que cruzarían la frontera el lunes, pero luego los organizadores de NIYA decidieron dividir el grupo. Más de 100 personas, según Guerrero, permanecen en Tijuana y cruzarán “en los próximos días”, aunque no especificó cuando.