Rebaja de confianza laboral es mala señal

Caída de la tasa de renuncia indica que la crisis no se ha estabilizado
Rebaja de  confianza laboral es mala señal
Menos personas están buscando empleo, según el Gobierno.
Foto: AP

NUEVA YORK.— Cuando alguien renuncia voluntariamente a su trabajo es, normalmente, para conseguir otro mejor. Cuando hay muchas renuncias la lectura que hacen los economistas es que hay dinamismo en el mercado laboral y confianza. Normalmente los puestos que dejan vacantes son los que se abren para quienes están desempleados.

Pues bien, esta no es la situación actual.

La tasa de desempleo ha bajado hasta el 6.7% y la competencia por trabajos también está a la baja. En enero había una media de 2.6 desempleados por cada puesto de trabajo cuando hace cinco años la media era tres veces mayor.

Pero otros indicadores como el de las renuncias voluntarias al trabajo no están mostrando un vigor continuado. Es algo que manda la señal de que aún no se ha llegado a la estabilización tras la crisis y ni hay una fuerte confianza ni se ha compensado todo el terreno perdido durante la Gran Recesión.

Según datos del Departamento de Trabajo publicados ayer, esta tasa de renuncia voluntaria se rebajó al 1.7% en enero frente al 1.8% de diciembre. En 2007, poco antes de que se manifestara la crisis, el porcentaje rondó el 2.3% pero llegó a estar en el 0.7% durante la crisis.

Concretamente, en enero casi 2.38 millones de trabajadores dejaron su empleo cuando en noviembre fueron 2.45 millones. Tanto en diciembre como en enero se ha retrocedido en esta medida que no había hecho más que mejorar, si bien lentamente, desde marzo.

Este indicador, que solo se usa desde 2000 ha cobrado más importancia en los últimos meses porque la tasa de desempleo no ofrece una foto completa de la situación. En muy buena medida, el desempleo cae porque hay menos gente que busca trabajo porque ha perdido la esperanza de encontrarlo. Si no buscan, no cuentan como desempleados.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, dijo el año pasado que centrará parte de su análisis en este porcentaje. “Una subida en esta tasa, que está en un nivel bajo, señalaría que los trabajadores perciben que sus posibilidades de ser recontratados son buenas, es decir, que la demanda laboral se refuerza”, explicó.