Alertan peligro para niños por contaminación de planta Exide en Vernon

Reportan altos niveles de plomo alrededor de una recicladora de baterías en Vernon
Alertan peligro para niños por contaminación de planta Exide en Vernon
La contaminación generada por la planta Exide en Vernon alcanza a Boyle Heights, Huntington Park y Los Ángeles.
Foto: Ciro Cesar / La Opinion

El Departamento estatal de Sustancias Tóxicas (DTSC) emitió una alerta de salud en la que recomendó a residentes alrededor de la planta recicladora de baterías “Exide Technologies” en Vernon, no dejar que los niños jueguen con tierra de sus jardines y lavarse las manos cada vez que entren a la casa.

Esto, después que un reporte encontró altos niveles de plomo en 39 hogares y dos escuelas en la zona de Boyle Heights, Vernon y Huntington Park, a consecuencia de las casi 120 mil toneladas de plomo al año que produce la planta.

El reporte se basó en muestras tomadas del subsuelo de los jardines de los 39 domicilios y las escuelas, incluyendo el preescolar del parque Salazar en Boyle Heights.

El resultado en la prueba a esta escuela arrojó un nivel de plomo de 95 partes por millón. California recomienda evaluaciones sobre la salud cuando el nivel de plomo exceda 80 partes por millón. Una casa en Boyle Heights resultó con un nivel de 580 partes por millón.

DTSC ordenó a Exide ampliar las pruebas alrededor de la comunidad y proponer un plan para proteger la salud pública.

“Exide ha sido un mal vecino, que ha envenenado por años a su comunidad”, expresó monseñor John Moretta, de la iglesia católica de La Resurrección en Boyle Heights, quien ha encabezado un movimiento comunitario para cerrar la planta desde el año pasado.

Modesta Carranza, quien ha vivido por más de 15 años en una casa ubicada en la calle Indiana, donde se hicieron las pruebas en Boyle Heights, dijo que desde siempre su vida y la de su familia ha sido “luchar contra bronconeumonías”.

“Será por la contaminación”, cuestionó. “La verdad siempre estamos enfermos de las vías respiratorias, pero no es solo una tos, siempre es bronquitis, neumonía, y eso no es lo peor”, dijo la madre de dos hijos, quienes aseguró, crecieron “sufriendo” de esas enfermedades.

“Es muy triste ver los resultados, porque no son 39 propiedades, sino miles de casas las que han acumulado alta concentración de plomo por años”, señaló Moretta. “Ahora dicen que no podemos tocar la tierra de nuestros jardines… es muy triste si piensas qué se ha hecho todo este tiempo, y cuántos niños han jugado con esa tierra y siendo afectados todo ese tiempo”.

Ayer, la Junta de Supervisores del condado aprobó la creación del Toxic Threat Strike Team, un equipo especial que se dedicará a monitorear y coordinar la inspección de sitios tóxicos alrededor del condado y cuya primer meta es “cerrar Exide y otras plantas tóxicas”, dijo Gloria Molina, supervisora que lideró el esfuerzo.

Moretta dijo que la comunidad se apoyará en ese equipo especial para “lograr el cierre de Exide de una vez por todas”.

Durante la reunión de la junta de supervisores, Patty Bilgin, de la unidad de justicia ambiental de la Fiscalía del Condado de Los Ángeles, calificó esta situación de “racismo ambiental”.

“La calidad del aire que respiras y del agua que bebes, no debería ser dictada por el color de tu piel…”, dijo la activista Bilgin.

“Sinceramente espero que Exide no se esconda detrás de demandas y abogados esta vez. Es tiempo de que acepte su responsabilidad por la contaminación causada por su planta”, dijo el senador Ricardo Lara (D-Bell Gardens). Este pidió que la planta, “trabaje con reguladores para completar las pruebas y comenzar el trabajo de limpieza en nuestra comunidad”.

El próximo miércoles 19 se realizara un foro comunitario en la iglesia de La Resurrección, en el 3324 E. Opal Street, Los Ángeles.